Sálvame Limón fue ayer el escenario de una batalla a cuchillo entre dos de sus colaboradores habituales. El programa, que empezó como cualquier otro día, con amor y paz a raudales, acabó por ser uno de los más moviditos de los últimos meses.

Los protagonistas del bochornoso enfrentamiento fueron Kiko Matamoros y Anabel Pantoja, y se dijeron de todo menos ‘guapos’ (de verdad, se insultaron muy, pero que muy bestia). El presentador a cargo de esa primera franja del programa antes de que llegase Jorge Javier era Kiko Hernández… y el pobre no podía creerse lo que estaba viendo.

Todo empezó cuando el colaborador, que estaba comentando la reciente entrevista de Elena Rodríguez a una revista, sacó el tema de la ‘familia Pantajo’… y Anabel le saltó al cuello: «Eres un pink», le dijo en referencia a que era un ‘pig’ (le perdonamos el error, puede pasarnos a todos…). Como era predecible, el cachondeo se apoderó del plató.

Pero Anabel seguía en la línea y volvía a dejarle claro a Kiko: «A los pig no les voy a responder. Me parece un golpe muy feo y muy bajo», aseguraba antes de que Kiko acabase de estallar: «Si lo que me estás llamando es cerdo, para cerda tú. Como sigues, eres una cerda». ´

El ambiente estaba más caldeado que una sauna y, como era previsible, los descalificativos siguieron cayendo como puñetazos: «Te lo he dicho de broma, en un tono de humor. Si no quieres bromas, no me ataques a mí ni a mi familia. Si hablamos de delitos, vamos a callarnos porque hay que tener las espaldas muy limpias», aseguró Anabel.

Kiko que, en ese punto, ya estaba completamente fuera de sí, no pensaba dejar el tema ahí: «¿De qué me estás acusando?», le preguntó el empresario antes de soltarle un «pedazo de cerda».





Anabel, ante ese insulto, se levantó y abandonó el plató de forma momentánea: «¡venga hombre, que se te consiente todo!», aseguró antes de salir del encuadre de las cámaras.

Valldeperas, por su parte, fue el único que le pidió a Matamoros que bajase el tono de la conversación, a lo que Kiko se justificó con un «Yo no voy a aguantar insultos». David, por su parte, le insistió en que se había pasado unos cuantos pueblos con el tono: «Muy bien, pero yo te digo que no es el mismo tono».

Anabel, por su parte, dejó claro que se trataba de un comentario en tono jocoso y que, de hecho, siempre que ella hablaba, Matamoros se reía y sacaba cosas ‘sucias’ de su familia.

A pesar de los intentos de los colaboradores por calmar la situación, la cosa siguió hasta el final: «¿Y tú lo tienes todo pagado?», le preguntaba ella en referencia a las deudas que tiene Kiko con Hacienda.

«¡Esta es tonta!», volvió a soltarle el colaborador, ahora ya un poco más calmado. Ella, por su parte, aprovechó para soltarle una última pulla: «Esa educación que te dieron en Harvard dónde quedó…».





De momento, la reconciliación entre estos dos parece algo lejana en el tiempo… aunque ya sabéis que con la tele nunca se sabe.

A vosotros, ¿qué os ha parecido este enfrentamiento? ¿De quién creéis que es culpa? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Ecoteuve.