El paso de Nyno Vargas por ‘Supervivientes 2020’ ha sido una de las mayores sorpresas de la edición. Llegó al reality como un artista relativamente desconocido, más vinculado a Omar Montes como una de sus amistades que como cantante independiente. Pero, después de su destacado papel en el concurso, ha conseguido lo que tanto perseguía: hacerse un hueco en el complicado mundo de la industria musical.

‘Hola nena’, su última canción junto a su amigo del alma Omar, le ha servido para posicionarse en lo más alto de la lista de éxitos de estas últimas semanas y, de hecho, ya ha llegado a ser disco de oro. Un logro personal y profesional que a Nyno le ha costado sudor y lágrimas conseguir. No lo tuvo fácil y si vida estuvo plagada de dificultades que el cantante relató en su última entrevista para Lecturas.

Podemos decir sin miedo a equivocarnos que Nyno se encuentra en la mejor etapa de su vida. Su éxito musical, como él mismo reconoce, era algo que no se esperaban ni sus padres: «Cuando empecé a cantar me preguntaban mis padres qué estaba haciendo con mi vida, porque lo que yo cantaba no tiene nada que ver con lo que hago ahora. Ten en cuenta que yo era menor de edad y se llevaban los gánsteres, mis letras eran del tipo ‘te pillo, te pego, te robo, te aniquilo’ y cosas así», confesaba la celebridad.

Las temáticas de sus primeros trabajos le auguraban un futuro bastante poco halagüeño: «Cantaba que iba a ir a tu barrio a pegarte y robar, y mi padre me decía que estaba tonto. Es que me daba vergüenza cantar canciones de amor, hasta que me lo tomé de manera profesional, vi que mi pasión es la música y todo lo que cantaba era una tontería», señaló.

Pero es que, para entender su etapa musical inicial, debemos echar un vistazo a su pasado; a todo lo que tuvo que pasar a lo largo de su adolescencia y, sobre todo, a las malas compañías: «Vivía en un barrio en el que no había trabajo. La gente no tenía estudios y, al final, me junté con malas compañías», admitía el exsuperviviente.

Explica que, por aquel entonces, lo que estaba de moda eran las películas de El Torete y El Vaquilla y que, por lo tanto, cogía esos ejemplos para hacer sus fechorías… pero no culpa de ello a sus progenitores: «Y eso que mis padres me han dado una educación increíble», aclaraba Nyno.





El cantante confiesa también que los consejos de su padre fueron fundamentales a la hora de encontrar su camino, y fue la música lo que le hizo centrarse y decidirse por cuál era el camino por el que quería que transitase su futuro.

En esa misma dirección, Nyno es consciente de que su pasado estuvo marcado por amistades que, por el entorno en el que vivían y las diversas circunstancias adversas, acabaron sucumbiendo al delito: «A día de hoy todavía veo a muchos amigos míos que han acabado en la cárcel o están sin trabajo», reconocía.

El televisivo también dejó claro que, en más de una ocasión, había sido discriminado por ser gitano: «Fui a alquilar un piso y visité la inmobiliaria con mi nómina y todo lo necesario. La chica me lo iba a enseñar, pero luego me dijo que ya se había alquilado. Vi otro piso y volví a llamar. Me hizo la misma jugada hasta en cuatro ocasiones».

Ante esta particular situación, Nyno exigió explicaciones y, al parecer, la inmobiliaria le dijo que, en la comunidad de vecinos en la que se encontraba el piso, ‘no querían gitanos’. Nyno, indignado, contactó con los propietarios del piso y, al parecer, estos no tenían ningún problema: «Era cosa de la inmobiliaria», concluyó finalmente.





A vosotros, ¿qué os ha parecido la historia de Nyno? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Lecturas.