Carla Barber es uno de los nombres propios más de moda en nuestro país ahora mismo. La doctora estética, a la que pudimos ver en ‘Supervivientes 2016’, es la nueva novia de Diego Matamoros… y ello le ha valido de nuevo un lugar en la mayoría de titulares de prensa rosa de España.

Ella regenta varias clínicas de cirugía estética por todo el país, y es una de las profesionales más reputadas en este campo de la medicina. Y es que la doctora siempre se ha confesado ser una gran aficionada al botox, afirmando que este le ha cambiado la vida (y el aspecto, para qué nos vamos a engañar).

A lo largo de estos últimos años, la médica se ha sometido a una gran cantidad de retoques estéticos que, en gran medida, le han cambiado el rostro… y es que ella es tan consciente de ello que, recordemos, publicó una comparativa en la que mostraba cómo había cambiado en los últimos cinco años de su vida.

La exmiss ha perfilado todas y cada una de las facciones de su cara, moldeándola a su voluntad hasta llegar a un punto en el que se siente satisfecha, a pesar de no descartar más intervenciones en el futuro.

Podemos ver en las imágenes que, ahora, luce un rostro más ‘perfilado’, más fino y con unas facciones más estrechas, además de una mirada bastante más rejuvenecida y luminosa. Para ella la medicina estética ha sido un gran alivio y la defiende a capa y espada.

Sus primeros retoques, según confesó, se debían a problemas relacionados con la inseguridad con su físico: “Hace cinco años sufría de bruxismo (apretaba los dientes y mi músculo masetero estaba hipertrofiado, haciendo que mi cara se viese ancha)”, escribió en una publicación a finales de 2018.

“Hace cinco años mis ojeras estaban hundidas y oscuras, parecía que siempre estaba cansada. Hace cinco años mis labios estaban deshidratados, agrietados y pálidos. Hace cinco años mi nariz era más ancha”, explicaba la doctora con todo detalle.





“Cinco años después, el botox ha cambiado mi vida. Gracias a él, mi músculo masetero ha reducido su volumen, no aprieto los dientes, no tengo dolor de mandíbula y mi cara es más fina”, reconocía la televisiva, haciendo un alegato en defensa de las intervenciones estéticas.

View this post on Instagram

Hace 5 años sufría de Bruxismo (apretaba los dientes y mi músculo masetero estaba hipertrofiado, haciendo que mi cara se viese ancha). Hace 5 años, mis ojeras estaban hundidas y oscuras, parecía que siempre estaba cansada. Hace 5 años mis labios estaban deshidratados, agrietados y pálidos. Hace 5 años mi nariz era mas ancha. 5 años después, el Botox ha cambiado mi vida. Gracias a él, mi músculo masetero ha reducido su volumen, no aprieto los dientes, no tengo dolor de mandíbula y mi cara es mas fina. 5 años después , gracias al acido hialurónico mis ojeras no están hundidas y el color se ha blanqueado debido a las sesiones de laser y peeling en la zona. 5 años después gracias a Dermalinfusion y Genesis, mis labios están hidratados, no hay pieles muertas y ha cambiado el color. 5 años después, mi nariz es mas fina gracias a la cirugía plástica. Todos los cambios me los he realizado yo misma, excepto la nariz! Eso es obra de mi querido @drfernandezblanco . Por cierto, también llevo las cejas micropigmentadas además de botox en frente y cola de ceja para abrir mi mirada: igual que todos los demás tratamientos, lo realizamos también en @clinicasdrcarlabarber Ahora, os pregunto: POR QUÉ CRITICAMOS QUE LOS DEMÁS QUIERAN CUIDARSE? A TI, NO TE GUSTARÍA VERTE MEJOR?

A post shared by Dr. Carla Barber – Antiaging (@dr.carlabarber) on

Según ella misma confesaba, la mayoría de retoques de su cara, a excepción del de su nariz, se los ha hecho ella misma: “gracias a la cirugía plástica. Todos los cambios me los he realizado yo misma, excepto la nariz”.

Por mencionar solo algunos de los retoques que se habría realizado en el rostro, tendríamos una micropigmentación en las cejas, unas inyecciones de botox en la frente y en la cola de la ceja, además de unos ‘pinchazos’ para rellenarse la zona lateral de los pómulos. En total, tendría 11 retoques solo en la cara.





Mientras tanto, ella sigue luchando para que la cirugía plástica deje de estar estigmatizada: “Mi meta, mi sueño, es poder conseguir que la sociedad deje de criticar a aquellos que decidimos mimarnos y deseamos vernos mejor”.

A vosotros, ¿qué os ha parecido la historia de Carla? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Telecinco.