Muchos vemos series basadas en eventos reales y nos preguntamos cuánto hay de cierto en ellas. Y, sin duda, una de las series «históricas» que más éxito está teniendo es Peaky Blinders, una producción británica sobre la mafia irlandesa en Birmingham.

Recientemente, Carl Chinn ha explicado en su libro, Peaky Blinders, cuál es su verdadera historia, pero ¿quién es Carl Chinn? Pues un antiguo profesor especializado en la historia de Birmingham y el bisnieto de un ‘Peaky Blinder’ original, Edward Derrick.

En el libro explica que, como muchos sabréis, los Peaky Blinders existieron y muchas de las características que presentan en la ficción también fueron ciertas en la realidad: sus miembros vestían como en la serie, llevaban sus gorras, tenían raíces romaníes y estaban afincados en Small Heath. Pero muchos de los sucesos que muestra la serie no son verídicos.

Steven Knight, el creador, explicó que se basó en historias que le contaban sus tíos sobre cuando eran corredores de apuestas en Birmingham. Con lo cual la narración de la serie recoge leyendas urbanas e historias populares que en ningún caso tuvieron todas que ver con los Peaky Blinders auténticos.

Por ejemplo, Thomas Shelby no era el líder de los Peaky Blinders y su personaje está más inspirado en Billy Kimber (que también sale en la serie) que no en el propio Thomas (aunque ambos compartían características ya que, por ejemplo, los dos eran el segundo hermano mayor).

Además, la banda no tuvo tanto poder como el que se muestra en la ficción y, de hecho, se formó 20 años antes de lo que se indica en la serie y se disolvió pocos años después de su creación (con la Primera Guerra Mundial).

En cambio, fueron los Birgmingham Boys dirigidos por Kimber (astuto y carismático) quienes dominaron la ciudad tras la guerra a través de sus negocios ilegales.





Su influencia creció mucho, pero sus fuerzas quedaron muy mermadas después de un crudo enfrentamiento con otra familia que también aparece en la serie, los Sabini, quienes a partir de ese momento controlaron los hipódromos. Finalmente, Billy Kimber terminó falleciendo en 1945 cuando tenía 63 años tras una larga enfermedad.

¿Sentíais curiosidad por conocer la historia original? ¿Habéis quedado decepcionados? Dadnos vuestra opinión en los comentarios.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuentes: vertele