Enviar fotos guarrindongas es algo que se ha hecho toda la vida. Ya sea en paloma mensajera o través de Whatsapp, lo de enviar fotos comprometedoras a otras personas es algo casi tan antiguo como la historia de la fotografía. El problema es que, con el nacimiento de las nuevas tecnologías, las posibilidades de liarla y que nuestras imágenes se acaben filtrando es bastante más alta.

Hoy, repasaremos algunos consejos que deberías tener en cuenta si quieres prevenir una situación de lo más incómoda y embarazosa.

1Sepamos a lo que atenernos

Este primer paso es fundamental: saber lo que hay; saber que pueden filtrar nuestras fotos por la red. Si, teniendo en cuenta estos riesgos, decidimos seguir, tendremos que vigilar otra serie de cuestiones.

2La confianza

Debemos analizar si la confianza que tenemos con la otra persona (la que recibirá el paquete) es la suficiente. Le estamos a punto de enviar algo muy privado e íntimo… ¿sabrá comportarse esa persona? ¿Actuará con criterio y siendo celosa de nuestra privacidad? Evita enviar fotos comprometidas solo por ‘ligar’ con gente que apenas conoces.

3El mutuo acuerdo

Esto es FUNDAMENTAL. Mandar fotos a alguien sin su consentimiento es algo incómodo y violento. Si enviamos este tipo de fotografía tiene que ser algo previamente acordado. Evitemos sorpresas desagradables que puedan dar lugar a malentendidos.

4Las medidas de seguridad

Esto es algo puramente técnico: revisemos que nuestro teléfono no tenga ningún tipo de malware que pueda robarnos las fotos. También deberemos encriptar la foto para que no se pueda difundir con facilidad por la red.





5Piensa, por favor

No actúes en caliente: si vas a mandar una foto o un vídeo íntimo, analízalo bien y sé consciente de lo que estás enviando.

6Intenta mostrar lo menos posible

Recuerda y recupera ese bello arte de la sugestión. No tienes por qué hacerla tan explícita ya que, en ocasiones, sugerir es todavía más divertido. También evitarás exponer señales de tu cuerpo que sean únicas y fáciles de identificar, como marcas de nacimiento o tatuajes.

7Vigila la forma de envío

Antes de mandar una foto por cualquier app, lo mejor será que busques una que esté diseñada específicamente para eso. Si, además, te permite encriptar los archivos, eso que te aseguras.

 





 

8Nada de wifi público

Utilizar este tipo de Wifis nos expone a que todo nuestro tráfico pueda ser robado… no lo hagas. Hazlo solo desde una conexión privada y dile a la otra persona que haga lo mismo, ya que, si no te roban los datos a ti, pueden robárselos a ella.

9Vuelve a revisar

Recuerda que, una vez le des al botón de enviar, no habrá vuelta atrás… mira bien la foto y asegúrate de solo mostrar lo que quieres mostrar. El diablo está en los detalles; no lo olvides.

10Borra lo que hayas enviado

No dejes en tu dispositivo imágenes que, en caso de robártelo, puedan ser fácilmente sustraíbles.

¿Qué hacer si el contenido acabe en manos de otras personas?

No eres culpable

En este caso, la culpa no la tiene en ningún caso la persona que ha mandado las imágenes, sino la que las ha filtrado o enviado a terceros.



 

 

Cuidado con los chantajes

Se trata de un delito tipificado en el Código Penal, y debes acudir a la Policía para denunciar la situación. El Grupo de Delitos Telemáticos de la Guardia Civil se pondrá manos a la obra.

¿Eres tú la persona que ha recibido el material?

No amenaces a la otra persona con difundir las imágenes, ya que como hemos dicho antes, estarás incurriendo en un delito.

Si las imágenes han sido recibidas de forma consensuada, no se pueden mostrar a terceros o revelar información sensible de la persona que ha enviado el material. Recordemos que, en ese sentido, enseñar las imágenes directamente de una pantalla, aunque no se manden de forma explícita mediante una app o correo, también es un delito.

A vosotros, ¿qué so ha parecido todo esto? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: 20 minutos.