Muchos son los que dudan ante la posibilidad de hacerse un tatuaje pero les da miedo el dolor que supone. Es verdad que, en la mayoría de casos, puede no ser muy intenso, pero en algunas ocasiones y según el tamaño del tatuaje y la zona en la que nos lo hacemos puede dolernos más.

A continuación, os hablamos sobre qué partes de nuestro cuerpo son más sensibles y discutimos sobre los motivos que hacen que los tatuaje en esas zonas sean más dolorosos.

Los tatuajes en los pies y el tobillo

Esa zona es muy sensible y el tatuaje puede ser bastante doloroso debido a que la aguja contacta con frecuencia con el hueso y, como el proceso se realiza con períodos cortos de descanso, hace que el proceso sea muy molesto. Sin embargo, si nos hacemos algo pequeño, debería ser bastante llevadero.

Los tatuajes en la rodilla

En este caso pasa lo mismo que con los pies y el tobillo. Como la aguja toca constantemente el hueco sentimos más dolor que cuando nos lo hacen en zonas donde tenemos músculos más voluminosos.

Como es lógico, todo esto es aplicable a la zona de los codos.

Los tatuajes en la axila

No os sorprenderá saber que la axila es una zona extremadamente sensible y en la que se encuentran varios nervios importantes. Por ello, aunque es poco común, las personas que se tatúan el sobaco suelen pasar un mal rato, pero al menos pueden lucir un tatuaje realmente peculiar después.

Los tatuajes en la columna vertebral





La columna vertebral también está llena de terminaciones nerviosas ya que, como muchos sabréis, es el conducto principal de los nervios haciendo que esa zona sea una de las más sensibles de nuestro cuerpo.

Los tatuajes en las costillas

Ya veis que los motivos por los que duele un tatuaje son siempre los mismos, con lo cual es lógico pensar que la zona de las costillas también suele ser dolorosa.

Para concluir, queremos hacer hincapié en el hecho de que, en realidad, si nos ponemos en manos de buenos profesionales no debemos tener miedo ya que ellos nos harán sus recomendaciones y, en caso de que suframos dolor, adaptarán las sesiones y nos ayudarán durante estas.

¿Os habéis hecho algún tatuaje? ¿En qué parte del cuerpo? ¿Coincide el dolor que tuvisteis al hacerlo el tatuaje con lo que describe el artículo? Explicádnoslo en los comentarios.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuentes: mui.today