La pubertad es esa etapa en la que nuestro cuerpo empieza a cambiar de forma radical, y empezamos a odiar absolutamente todo lo que nos rodea. Nos salen granos, variamos de peso muy rápido, nos volvemos más irritables, no salen pelos en partes que antes no nos salía… es una etapa que, para bien o para mal, resulta inolvidable.

Somos una ‘bomba de hormonas’ y hoy, con las imágenes que os dejamos a continuación, repasaremos, con casos reales, lo mucho que cambiamos después de la pubertad:

1En tan solo un par de años

Desde los 18 años, esta mujer decidió darle un giro de 180º a su vida y dejar de una vez por todas la pubertad. Se puede decir que es una persona completamente diferente.

2A los 20 años, decidió darle un cambio a su vida

A los 23, ya había conseguido perder 25 kilos y, además de estar más saludable, se sentía más segura consigo misma.

3A los 16 años, dijo que ya estaba bien

A lo largo de 3 años, se sometió a unas buenas rutinas de ejercicio y comida saludable (además de comprarse lentillas) y, a los 19 años, lucía completamente cambiado.

4El gran cambio a lo largo de 8 años

La primera imagen es de cuando tenía 12 años y, la última, de cuando tenía 20… y lo cierto es que su evolución ha sido impresionante. Un perfecto ejemplo del paso por la pubertad.





511, 15 y 17 años…

Creo que la mayoría de los que estamos leyendo esto, nos sentiremos muy identificados con este proceso. A la que vemos las fotos que nos hicieron cuando empezábamos la pubertad, lo más habitual es que nos entren sudores fríos.

67 años de evolución

Como podéis ver, el paso de los 11 a los 17 años es bastante intenso. La pubertad es, normalmente, la etapa en la que la mayoría de nosotros sufrimos más cambios, tanto a nivel físico como mental… y se nota.

79 años de diferencia

Esta es la diferencia de este joven desde los 17 hasta los 26 años… y lo cierto es que parece una persona completamente diferente. En la primera imagen, de hecho, tiene una mirada algo siniestra… ¿son cosas mías?

 





 

8Despedirse del flequillo…

Y darle la bienvenida a un denso e intenso bigote. Lo cierto es que eso de ser pelirrojo es todo un mundo aparte…

9De los 12 a los 33 años

Con la cantidad de años que han pasado, es imposible que no haya cambios notables… pero es que, con comparaciones como esta, queda todavía más claro que la pubertad es la peor etapa de la humanidad.

10De los 19 a los 30

Deberíamos ser como las mariposas: a la que empiece la pubertad, nos volvemos unos capullos y, cuando ya todo se ‘normalice’, volvemos a despertar… Ahora que lo he escrito, me doy cuenta de que no hay demasiada diferencia con la realidad.

 



 

11En tan solo un año

Debemos tener en cuenta que las hormonas van como van… y nosotros estamos sujetos a sus caprichos; igual tardes 5 años en cambiar, o igual lo haces de un día para otro; cosas de la biología.

12De los 16 a los 29 años

El principal cambio que dio a su vida fue el de llevar una alimentación más saludable… también dejó el alcohol, cosa que la tenía un poquito enganchada. Los cambios son más que evidentes.

A vosotros, ¿qué os han parecido estos cambios? ¿Cómo vivisteis vosotros vuestra pubertad? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Difundir.