El mundo ha tenido que adaptarse al coronavirus. La sociedad, al menos durante un tiempo largo, tendrá que cambiar algunas de sus costumbres en pro de mantener un distanciamiento social y unas normas higiénicas que eviten el surgimiento de una nueva pandemia. ¿Cómo serán esos cambios? ¿En qué se traducirán en nuestro día a día? Pues, para hacernos una idea, podemos mirar lo que está pasando en los parques de Disney.

Recientemente, volvió a abrir el Disneyland de Shanghai, con una restrictiva normativa y, en pocas semanas, pasará lo mismo con el Walt Disney World Resort en Florida (Estados Unidos), el buque insignia de la compañía.

Mientras que eso ocurrirá a principios de julio, a finales del presente mes ya abrirán los resorts de Disney Vacation Club en Disney World y, en este preciso momento, Disney Springs, el complejo de compras, restaurantes y entretenimiento al aire libre en Walt Disney World Resort, se encuentra ya abierto en un proceso de fases meticulosamente estudiadas y supervisadas… ¿qué quiere decir todo esto? Pues que nuestra seguridad estará meticulosamente estudiada y controlada.

Fue Jim McPhee, vicepresidente de operaciones de Disney World, el encargado de anunciar en qué consistirán todas las medidas que se aplicarán en los parques Disney a partir de sus futuras aperturas… y lo cierto es que, a pesar de ser drásticas, no han sorprendido a nadie: el contacto estará llevado a su mínima expresión.

El principal cambio es el de las mascarillas: tanto clientes como trabajadores deberán llevarlas dentro del parque en todo momento. Otro de los cambios es que aumentará el número de estaciones de lavado y desinfección de manos, además de las barreras físicas en las zonas en las que se formen las colas para entrar en las atracciones.

Además de esto, las personas que quieran entrar en los complejos deberán someterse a una toma de temperatura para comprobar que no hay ningún tipo de riesgo. Algo muy parecido a lo que se hace actualmente en, por ejemplo, los aeropuertos.

Como no podía ser de otra forma, las normas de distanciamiento físico deberán cumplirse a rajatabla. Para ello, los parques Disney limitarán el número de asientos disponibles en todas sus atracciones, tiendas y demás espacios de reunión de personas.





Evidentemente, todas las zonas estarán plagadas de marcas, delimitaciones y avisos que dejarán constancia en todo momento de las normas a seguir. Habrá mucha más vigilancia humana y personal de limpieza.

Y aquí llega el que es uno de los cambios más notables: se suspenderán, de forma temporal, las cabalgatas, los desfiles y los espectáculos con fuegos artificiales, ya que es en este tipo de situaciones en las que más aglomeraciones se dan.

Otra de las cosas que desaparecerán de momento son los meet and greet que te permitían conocer a tus personajes favoritos: si ves a Mickey por ahí, no podrás abrazarlo. En ese sentido, los parques de columpios para los más pequeños también estarán fuera de servicio… y es que los más peques son los más difíciles de controlar.

De momento, la organización ha desactivado la venta de nuevos tickets, dando prioridad a las personas que ya los hayan comprado y que, por la situación que hemos vivido, no hayan podido asistir al parque.





Toda esta normativa, evidentemente tendrá que ser aprobada primero por las autoridades de la zona, en este caso, el alcalde del condado de Orange, Jerry Demings, y por el gobernador de Florida, Ron DeSantis. Esperemos que sean tan fans de Mickey como nosotros.

A vosotros, ¿qué os ha parecido esta nueva normativa? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Traveler.