La obligatoriedad de llevar mascarilla (en espacios públicos cerrados y en la calle cuando no podamos mantener la distancia de seguridad de dos metros) es un hecho. La mascarilla, como medida de protección en tiempos de pandemia, ha llegado para quedarse como mínimo unos largos meses y tenemos que aceptarlo por el bien de toda la sociedad.

Al llevar mascarilla, parte de nuestro rostro quedará ocultado por ella (recordemos que la mascarilla debe cubrir la boca y la nariz, que hay gente que todavía no lo entiende del todo). Nuestros hábitos han cambiado por completo en los últimos meses, y con la introducción de la mascarilla en nuestra rutina, la forma en que nos maquillamos tampoco se escapa.

En lo que a maquillaje se refiere, toca sacar partido de lo que queda a la vista: la parte superior del rostro, básicamente, la mirada y las cejas. Dolerá despedirse de los labios rojos, sí, pero ojo: maquillaje y mascarilla son compatibles y podemos lucir un look de 10 tomando unas precauciones. ¡Os lo contamos todo!

Nada de base

Los expertos recomiendan evitar las bases de maquillaje porque la piel produce transpiración, generando ácidos grasos y proteínas que se mezclan con la base y fermentan por la acción de las bacterias. Consecuentemente, podríamos tener una reacción alérgica o acné. [email protected], hay alternativa.

Limpieza de piel

Si antes ya era importante, ahora lo es incluso más. Es importante limpiarnos la tez y aplicarnos crema hidratante con principios antioxidantes y que nos mantengan la piel húmeda.

Por eso debemos seguir un ritual de limpieza e hidratación facial a diario, tanto al levantarnos como al acostarnos, así como antes de maquillarnos y al quitarnos el maquillaje. Cuando nos quitemos la mascarilla, debemos hidratarnos. Es lo que toca…

Corrector de ojeras

Como es mejor no aplicarnos base, la alternativa por la que podemos es aplicarnos un corrector de ojeras. Eso sí, mejor si es un iluminador claro y de poca cobertura.





Los ojos, la clave

Vamos a tener que apostar por nuestra mirada y potenciarla al máximo, por ejemplo, con una sombra de ojos. Todo lo que lleve grasa es mejor evitarlo, así que nuestra mejor opción sería una sombra en polvo.

También nos podemos delinear los ojos, pero hay que asegurarnos que el eyeliner sea resistente al agua, porque sino lo podemos pasar mal con las altas temperaturas y la transpiración de la mascarilla. En cuanto a las máscaras de pestañas, debemos fijarnos en la caducidad con tal de mantener la higiene en los ojos: una máscara solo debería estar abierta de 3 a 6 meses.

La mascarilla va a ser nuestro complemento imprescindible en los próximos meses, así que podemos optar por una sombra de ojos que combine con el tono de la mascarilla.

Cejas

No hay que olvidarnos de ellas; van a ser nuestras mejores aliadas. No os puede faltar un buen lápiz de color con un gupillón con el que las definiremos de principio a fin y nos aseguraremos de que estén bien peinadas.

 





 

Labios y mejillas

Los labios tendrán un papel secundario estos meses, ¡pero eso no significa que debamos descuidarlos! En caso de que os quitéis la mascarilla y queráis lucir maquillaje, son recomendables los tintes de labios y mejillas que se secan en la piel; nada de barras labiales, gloss ni vaselinas.

 

Unos últimos consejos

makeup getting ready GIF by Shay Mitchell

Ya estamos en verano, por lo que si ya íbamos a pasar calor por esta época del año, imaginaos con mascarilla… Por ello es importante fijarnos en la duración de los productos y su resistencia al agua (si el producto es waterproof, ¡más que mejor!).

También te recomendamos que no intentes retocarte el maquillaje; si constantemente nos quitamos y nos ponemos la mascarilla, corremos más riesgo de contagio. Y, por supuesto, no tenemos que olvidarnos de la protección solar: llevemos o no mascarilla, debemos protegernos del sol, ya que parte de nuestro rostro sigue expuesto y los rayos solares atraviesan la mascarilla. Puedes optar por una protección solar con color y tienes un dos en uno.



Este verano nos espera una humedad y una sudoración de la piel como jamás las hemos tenido, así que no olvidéis seguir un ritual de limpieza e hidratación facial a diario para mantener vuestra piel sana. Podemos maquillarnos, sí, ¡pero con cabeza!

¿Os han sido de utilidad estos trucos? ¿Nos aconsejáis algo más? Dejadnos vuestras opiniones en los comentarios de Facebook.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuentes: Elle LecturasHogarmania Cristina Lobato

.

.