Os avisamos: MUCHOS SPOILERS de ‘La Casa de Papel’. 

La cuarta temporada de ‘La Casa de Papel’, como era de esperar, fue todo un éxito. Con el equipo del Profesor más al borde del fracaso que nunca, la producción de Netflix consiguió demostrarnos que está más viva que nunca… aunque uno de sus atractivos principales ya esté muerto: Berlín.

Y es que el personaje al que da vida el actor Pedro Alonso, a pesar de haber dejado esta tierra en la segunda temporada, ha seguido saliendo en la serie en forma de flashbacks… y la gente se ha seguido enamorando de su peculiar personalidad.

Berlín es uno de esos personajes ególatras, que rozan la psicopatía, pero que consiguen generar un gran club de fans a su alrededor. Es un personaje que siempre choca con el resto y que, si algo NO lleva por bandera, es la sutileza… y, precisamente por eso, estuvimos a punto de no verlo en pantalla.

Con el estreno de la cuarta temporada, llegó también el de «La Casa de Papel: El fenómeno», un documental en el que se nos contaba los entresijos de la producción; tanto a nivel de rodaje, como de guion y preproducción… y es ahí donde sale a relucir la duda que tenían con el personaje de Berlín.

Al parecer, según revela Alex Pina, creador de la serie, hubo gente que no se mostró a favor de crear a ese personaje, tachándolo de estar «fuera de nuestro tiempo» por su forma de ser y sus ademanes.

Esa persona habría aconsejado al director que quitase al personaje por el bien de la producción. Como se puede ver en el resultado final, no parece que le hayan hecho demasiado caso… y menos mal: de haber sido así, ese personaje tan redondo y llamativo que es Berlín no existiría.

Pina desoyó ese consejo y decidió incluir a Berlín en el borrador final, pero… ¿cuáles eran los argumentos para sacarlos de la producción? Como os podréis imaginar, no eran pocos…





«Era un misógino, un narcisista, un psicópata en muchos aspectos, pero podíamos tener un personaje así en la serie y el público, con su libertad, decidir qué quería hacer», explicaba Álex Pina en el documental.

Pero lo cierto es que, viendo el resultado final, la cabezonería y el carisma de Berlín acabaron siendo uno de los atractivos de la serie, contrastando con el resto de los personajes: más impulsivos, infantiles y menos profesionales. Teniendo todo esto en cuenta, es normal que hayan decidido incluirlo en forma de flashbacks, ya que era la única forma de seguir teniendo una ‘dosis’ de Berlín. Suponemos que, para las siguientes temporadas, ya no podrán tirar de este recurso.

Pina es consciente de que un personaje así es muy polémico y, más allá de que entiende que guste un personaje así, también se revela un poco ‘inquieto’: «No hay nada mejor que un villano que además te genera sentimientos de empatía», algo parecido a lo que ha pasado con la última película del Joker, vamos.

En la serie, caminamos con Berlín por su pasado, atravesando su dolor, su amor y, sobre todo, su caída en el pozo de su grave enfermedad. Teniendo todo ese contexto, es imposible no empatizar con un personaje con el que, a priori, no deberíamos sentir el mínimo apego. Otro de los grandes éxitos de ‘La Casa de Papel’.





A vosotros, ¿qué os ha parecido esta explicación? ¿Qué pensáis del personaje de Berlín? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Areajugones

.

.