Hay personas que parecen haber hecho un pacto con el Diablo. Ya os hemos hablado en anteriores ocasiones de celebridades que, por motivos que se nos escapan, no envejecen ni un ápice… ¿cómo es eso posible? ¿Cuál es el secreto de Keanu Reeves? ¿Y el de Jordi Hurtado? Pero es que hoy os traemos un caso todavía más espectacular que los dos anteriormente mencionados.

Vera Wang es una de las diseñadoras más reputadas de todo el mundo. Sus pasarelas son unas de las más seguidas, y no son pocas las celebridades que visten sus espectaculares creaciones (de verdad que son muy guais, lástima que sea pobre).

Algunas de sus piezas más emblemáticas hemos podido verlas en famosas como Ariana Grande, Ivanka Trump, Keira Knightley o Elisabeth Moss… que se dice pronto. Pero durante esta cuarentena no ha sido noticia por nada de eso, sino por algo todavía más increíble.

A lo largo de esta cuarentena, Wang ha ido subiendo fotografías de ella por su casa, enseñando algunas de las cosas con las que mataba este tiempo de aburrimiento y reflexión… y lo cierto es que nadie podía creerse lo que estaba viendo.

La mayoría de personas estaba sorprendida por lo mismo: su aspecto juvenil. Y es que, por si no lo sabéis, Wang está a punto de cumplir 71 años… ahora, solo tenéis que echarle un vistazo a las fotos que os dejamos a continuación:

View this post on Instagram

Pre-sunset @davidsbridal @kohls

A post shared by Vera Wang (@verawang) on

O esta otra…

View this post on Instagram

Cocktail hour….. puffer on the patio.

A post shared by Vera Wang (@verawang) on



O esta luciendo mascarilla…

71 años que han vuelto locos a todos sus seguidores. Lo espectacular de las imágenes es porque, como bien resulta comprensible, es raro ver a alguien de esa edad con un aspecto tan ‘detenido en el tiempo’; parece que se haya quedado congelada en la treintena. Pero lo cierto es que tiene 40 años más y no los aparenta.

Sus seguidores estaban profundamente sorprendidos y lo hicieron saber en los comentarios. Eran todo halagos y palabras de asombro y, sobre todo, le preguntaban una cosa: ¿cuál era el secreto? De no haberlo, podríamos estar hablando de alguien cuyo envejecimiento celular se ha detenido casi por completo.

Ella, por su parte, no ha dudado en hablar respecto a este divertido asunto, y ha explicado que no hay ningún tipo de secreto más allá de una genética privilegiada. Aún así, las imágenes siguen circulando por Internet sin ningún tipo de control.

Aún así, Vera se atrevió a dar unos cuantos consejos que aplica en su día, y lo cierto es que son bastante de sentido común (menos por lo último, claro): «dormir, trabajar, no mucho sol y un cóctel elaborado con vodka».

A vosotros, ¿qué os ha parecido el caso de Vera Wang? ¿Pensáis que hay algún tipo de magia oscura detrás? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: 20 minutos

.

.