Os avisamos: ¡SPOILERS por todas partes!

La ‘Élite’ que conocíamos hasta el momento ha llegado a su fin. Con el estreno de su tercera temporada hace un par de meses, pudimos comprobar que, al fin, la historia principal iniciada en la primera temporada tenía un punto final.

Darío Madrona y Carlos Montero (creadores de la serie) han dejado claro que tienen más planes para la serie, y que cuentan con que más personajes llegarán a Las Encinas, cerrando así todo lo abierto en la primera temporada, y abriendo nuevas e interesantes tramas.

No sabemos si las siguientes temporadas tendrán como protagonistas a los que se quedaron en el instituto (Guzmán, Samuel, etc), pero lo que sí podemos dar (casi) por seguro es que el capítulo del asesinato de Marina quedará apartado de una vez por todas.

Más allá de todo lo que pueda pasar (de lo que, por cierto, no se sabe NADA), lo que sí tenemos de forma indudable es la consternación que nos produjo la muerte de Polo (Álvaro Rico) y, sobre todo, la revelación de quién estaba detrás de la muerte del asesino de Marina.

Pero ahora llega lo curioso: ¿os fijasteis que en la escena en la que Lu (Danna Paola), le incrusta la botella a Polo en el pecho, y este sale hasta encontrar su fatídico final, hay un error de continuidad bastante notable?

Repasémoslo desde el principio: Polo recibe una herida mortal en el lavabo de la discoteca Barceló. Sale del mismo y, tras recorrer parte de la discoteca, uno de los que estaban por ahí bailando lo empuja de forma accidental, y acaba atravesando el cristal roto del segundo piso, cayendo de forma brusca al segundo, encontrando, ahí, su triste final.



En ese momento, Guzmán (Miguel Bernardeau), se gira y grita el nombre de Polo, asomándose por la ventana rota para ver al que fue su amigo tendido inmóvil en el suelo. Carla (Ester Expósito), puede verse detrás de Guzmán, a unos metros de distancia, volteándose con asombro ante la situación.

Ahí llega el error.

Segundos antes de todo esto, Carla estaba con Lu fuera del lavabo completamente en shock después de enterarse de lo que había pasado. Cuando Polo caía por la ventana, ‘La marquesita’ se giraba sorprendida junto con su compañera, a la que tenía justo al lado… ¿cómo podía estar, milésimas de segundo después, justo detrás de Guzmán, a varios metros del lavabo?

Esta situación es completamente inverosímil, por lo que se trata de un error de continuidad que sus directores no detectaron a la hora de montar la serie… pero se lo perdonamos.

Y es que, como bien han explicado los protagonistas en varias entrevistas, rodar el capítulo ocho les tomó varias sesiones, debido a la gran complejidad que suponía la inclusión de todos los flashforwards que se regaban a lo largo de toda la temporada, y que tenían su origen en este capítulo.

Toda esta complejidad pudo tener que ver con que, en un momento determinado, se les escapase un detalle tan pequeño como este. Por otra parte, este fallo no afecta en nada al desarrollo de la serie, ya que no perjudica a la narrativa en ningún aspecto. La serie acabó por todo lo alto, y es con eso que nos quedamos.

Y vosotros, ¿habíais detectado este fallo de continuidad? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Sensacine

.

.