Una comunidad de vecinos es eso, una comunidad. Por lo tanto, la convivencia es uno de los factores más importantes a la hora de compartir puerta con puerta. La convivencia puede ser significar muchas cosas; desde saludar al vecino cuando entras por la puerta del rellano hasta, por ejemplo, no gritar a altas horas de la noche. Seguro que alguna vez habéis tenido algún tipo de vecino así. Pero claro, no todos son así, por suerte.

Una comunidad de vecinos también requiere responsabilidades. Por ejemplo, la manutención de las zonas comunes. Pero recuerda, tienes vecinos. Poner la tele a todo volumen y que la oiga hasta el del ático no se debería hacer.

Hoy os contamos la historia de un vecino que decidió escribir una carta a causa del tremendo ruido que se escuchaba por todo el edificio. Una carta que la pegó en el portal, con celo, para que pudiese leerla el causante de tal lío montado.

En la carta se podía leer lo siguiente: »Al vecino que pierde los nervios con los videojuegos». Al parecer, un vecino perdía los nervios por jugar a un videojuego que lo sacaba de quicio.

La carta continúa de esta manera: »Comprendo que puedas llegarte a sentir frustrado al perder, o bueno, a lo que sea que te pase mientras juegas para gritar a pleno pulmón. Pero verás, no es mi problema (ni del resto de vecinos, ya que doy por hecho que no soy la única que te escucha) y no tenemos porque oírte».

Como es normal, la vecina que escribe esta carta se queja de la actitud del vecino. Seguramente, esta persona no es la primera vez que lo haga y ha debido de hacerlo en reiteradas ocasiones para que la mujer se decida a escribir esta carta.





Seguidamente, a la carta le prosigue este párrafo, donde se le ve con unas palabras más subidas de tono por el cabreo que llevaba: »Te recomiendo que si tan ‘p*** mierda de juego’ es, tal y como tú has hecho saber cuando lo has gritado a los cuatro vientos en más de una ocasión, quizás deberías dejar de jugarlo. Y sino, al menos deja de dar voces y golpes cada vez que el juego te saca de quicio.

La mujer sigue quejándose de la actitud del vecino y termina diciendo que: »A mí, personalmente me importa lo que viene siendo una mierda que te frustres, siempre y cuando lo hagas en un volumen que sea entendible para el resto de viviendas. Atentamente, tu vecina».

Esta carta ha sido utilizada por Yeray Álvarez, jugador del Athletic Club de Bilbao, para hacer referencia al videojuego de fútbol, que al parecer hace que te saque de tus casillas. Esta nota se la ha dedicado a uno de sus amigos que se exalta igual que el vecino a la hora de echar unos partidos al Fifa.

¿Qué te ha parecido la forma de expresarse de la vecina? A partir de ahora, seguramente el vecino se lo tendrá que pensar dos veces a la hora de gritar.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.





Fuente: Rolloid