Estamos enfrentándonos a una situación para la que no estábamos preparados. Ya no solo se trata de todo el tiempo que hemos pasado confinados; se trata de lo que vendrá después: la vuelta a la ‘normalidad’. Tan complicada es la primera parte como la segunda, solo que esta última, por lo general, no la tenemos prevista hasta que nos da en los morros.

«Si presentamos síntomas como ansiedad y miedo, además de una incertidumbre mayor de lo normal ante el desconfinamiento progresivo anunciado por el Gobierno, deberíamos pedir ayuda psicológica». Advierte Pilar Conde, directora técnica de Clínicas Origen. Según ella, las personas deben estar atentas, porque podría sufrir el conocido como Síndrome de la Cabaña, el cual os explicaremos a continuación.

Lo primero que hay que dejar claro es que se trata de un concepto relativamente nuevo que no se recoge en los manuales de trastornos psicológicos actuales. Aún así, es interesante ver cómo sirve para explicar bastante bien lo que le está pasando a muchas personas en este complejo momento.

Cuando empezó el confinamiento, fueron muchos los psicólogos que prestaron su ayuda para acompañar a la gente que peor lo estaba pasando (profesionales de la salud y personas confinadas, entre otras). Pero la desescalada también presenta una serie de riesgos y consideraciones que deberemos tener en cuenta.

Ansiedad, incertidumbre y miedo

El síndrome de la cabaña consiste en que, en una situación como esta, presentamos fuertes temores e inquietudes ante los cambios que se nos avecinan. Nuestro entorno, en muchos casos, será completamente diferente.

Tendremos temor retomar una normalidad que, ahora, puede que se nos plantee un poco hostil (medidas higiénica severas, miedo al contagio, etc). ¿Se habrán deteriorado nuestras relaciones con amigos y familiares? Todos estos pensamientos pueden pasársenos por la cabeza y generarnos gran ansiedad, según explica Conde.

En el caso de que, lamentablemente, hayamos perdido a alguna persona fruto del COVID-19, estos síntomas pueden empeorarse bastante, ya que tendremos un refuerzo todavía más negativo de la situación que hemos vivido a lo largo de estos ya casi dos meses.

El miedo a que volvamos a tener rebrotes del virus también puede jugar un papel importante en empeorar nuestras ansiedades. Si mezclamos todos estos ingredientes, tenemos un cóctel explosivo de cambios anímicos, estados de ansiedad elevados y alteraciones en la conducta, que pueden perjudicar nuestra vida diaria. Si la cosa no se controla, podrían llegar a generarse trastornos de ansiedad más graves, como problemas de hipocondría o estados depresivos.

Ya son bastantes las personas que lo sufren

Conde reconoce que ya están atendiendo muchas consultas de personas con los síntomas anteriormente mencionados, y que encajan con este síndrome: «En estos momentos ya se están atendiendo llamadas a personas que son presas de este síndrome». «Las consultas online han aumentado», añade.

La profesional de la salud también nos explica que este síndrome se da de forma más recurrente en personas que viven solas o que tienen dificultades de acceso a Internet (que están más incomunicadas, en definitiva). Padecer problemas psicológicos previos también es un agravante.

Algunos consejos psicológicos que nos da Conde son los siguientes:

  • Retomar las actividades ‘normales’ de forma progresiva; poco a poco y yendo de menos a más.
  • Marcarse pequeños objetivos, siempre cumpliendo las normas sanitarias para minimizar la ‘sensación de riesgo’.
  • Mantener contacto con nuestros familiares, siempre manteniendo las normas de seguridad impuestas por las autoridades.
  • Expresar abiertamente los temores que tenemos y hablarlo con familiares, amigos y, en caso de que haga falta, con un profesional.

A vosotros, ¿qué os ha parecido todo este tema? Dejádnoslo en los comentarios. 



Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: InStyle

.

.

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE: YO CONTROLO