Dicen que conocer el pasado nos sirve para entender el presente, así que vamos a hacer un breve repaso histórico. La gripe española es considerada la pandemia más devastadora de la historia de la humanidad: mató, entre 1918 y 1920, a más de 40 millones de personas en todo el mundo, afectando sobre todo a jóvenes de entre 14 a 40 años. Acabó siendo la primera pandemia global de la historia.

Durante la Primera Guerra Mundial, España estaba en situación de neutralidad y no existía censura como en los países beligerantes. A raíz de ello, la prensa española se hizo eco de la pandemia e informaba de lo que estaba pasando. Un corresponsal de ‘The Times’ en Madrid la denominó ‘gripe española’ y finalmente el término quedó grabado. Así que no, no se llama ‘gripe española’ porque empezara en España ni nada por el estilo.

Estos días, muchos analistas están comparando la actual pandemia del coronavirus con la pandemia de la gripe de hace poco más de un siglo. No vamos a entrar en detalles (no somos expertos ni pretendemos serlo), pero sí que nos gustaría compartir algo que está circulando por la red en las últimas horas.

Fiona Pepper es una periodista australiana que ha compartido en Twitter una conmovedora carta que escribió su bisabuelo en 1919, cuando este se encontraba aislado en un hospital en Geraldton, en Australia Occidental, debido a la gripe española.

«Los paralelismos entre ahora y aquel entonces son considerables«, comenta Fiona.

Alicia Vikander Reading GIF

El bisabuelo de Fiona, Harry Cole, se dedicaba a la enseñanza y tenía en aquel entonces 29 años. Solo pesaba 45 kg y necesitaba que las enfermeras le ayudaran a vestirse. La carta iba dirigida a su mujer y decía lo siguiente:

«Este es mi primer intento de escribir en más de un mes, así que debes ser considerada. Estoy sentado en la cama, con el abrigo sobre el pijama, con los calcetines y las botas puestos«.

«Tengo que esforzarme para respirar y temo que mi corazón está muy débil y si esas dos cosas no mejoran habrá poca mejora en mí. No puedo vestirme solo. No puedo hablar correctamente, si pudiera te llamaría por teléfono y solo puedo caminar unos veinte metros sin cansarme«.





«Mi querida enfermera, una joven de 22 años que ha sido muy amable y considerada conmigo no vino hoy. Espero que no se haya cogido la enfermedad, pobre niña«.

Finalizaba la misiva con un mensaje para su amada. «Me temo que he escrito mucho, todo sobre mí. Pero ya sabes dónde están mis pensamientos, contigo, mi querida y con los niños. Sigo siendo tu esposo siempre amoroso, Harry«.

Desgraciadamente, pocos días después de redactar la carta, Harry falleció en el hospital y no pudo reencontrarse con su familia.

Finalmente, os dejamos la publicación original en Twitter:

¿Qué os ha parecido esta carta? ¿Encontráis similitudes con la situación que estamos viviendo actualmente? 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuentes: Debate – 20Minutos

.

.

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE YO CONTROLO 🎥