Ya hemos superado el mes y medio de cuarentena. Lo que comenzó como ‘una gripe’, acabó por convertirse en una epidemia que, de forma completamente imprevista, nos ha dejado a todos encerrados en casa. Ha sido una época dura que recordaremos siempre (no debemos olvidar nunca algo así), pero parece que, al fin, se está viendo la luz al final del túnel.

Los fallecimientos por coronavirus en nuestro país son cada vez menos y, en esa línea, el Gobierno ya ha empezado su plan de desescalada. Sin ir más lejos, desde el domingo pasado, los niños ya podían salir a las calles con su tutor a dar una ‘breve vuelta’. Ayer, como todos ya sabréis, Pedro Sánchez anunció, al fin, el plan exacto de desescalada, y todas las fases de las que constará.

Serán cuatro fases que, previsiblemente, durarán cada una dos semanas como mínimo por lo que, en el mejor de los casos, el fin del estado de alarma y la vuelta a la ‘nueva normalidad, se situaría a dos meses vista.

Lo primero que debemos tener en cuenta es que, a partir del próximo 4 de mayo, los pequeños locales podrán abrir, pero con una dinámica bastante más diferente a lo habitual: los clientes tendrán que pedir una cita previa, para que se garantice la atención individual de cada uno de los clientes, y minimizar posibles contagios.

La siguiente fase siguiente, que sería la ‘Fase 1’, sería la primera en tener una duración mínima de dos semanas. Empezaría el 11 de mayo, y permitiría iniciar el comercio minorista “bajo condiciones estrictas de seguridad”. Esto, como cabía esperar, NO incluye a los centros comerciales que, de momento, no podrán abrir.

El plan que presentó ayer el presidente Sánchez ha sido bautizado como ‘Plan para la transición hacia una nueva normalidad’ y, por como habréis podido apreciar, desde la primera fase ya podremos volver a hacer eso que llevamos semanas sin poder hacer: comprar algo que no sea de primera necesidad en alguna de las tiendas de nuestro barrio.





Se trata de un plan gradual y asimétrico que irá llegando a cuentagotas, pero que ya nos pone unos márgenes dentro de los cuales podemos movernos con algo más de certidumbre.

Lo importante de la ‘Fase 0’ es que muchos restaurantes pequeños podrán abrir siempre y cuando concierten una cita previa y, en caso de que sea un restaurante, la comida se ofrezca para llevar a domicilio.

Pero los minoristas tendrán que esperar hasta el día 11, que será cuando puedan abrir de cara al público en condiciones muy estrictas, que incluirán temas de distanciamiento social, aforo muy limitado, prioridades en función de la edad, etc.

Esta misma fase también establece la apertura de las terrazas de los restaurantes, pero con un aforo limitado al 30% y siguiendo estrictas medidas de seguridad y distanciamiento social, por no hablar de un gran control higiénico. Recordemos que NO se podrá comer en el interior de los restaurantes en esta fase.

En la ‘Fase 2’ sí podremos empezar a reservar para comer en el interior de un restaurante, pero siempre con un aforo que no supere el 30%, y con todas las medidas pertinentes que, a partir de ahora, se convertirán en parte de nuestro día a día.

A vosotros, ¿qué os ha parecido este plan? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Mundo Deportivo

.

.

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE YO CONTROLO 🎥