La curva de la evolución de la pandemia en España está aplanada y, si la cosa sigue como hasta ahora, podemos llegar a hablar de que esta ya está bajando. Debemos ser optimistas y, sobre todo, responsables. Ayer, por primera vez en un mes y medio, los más pequeños de la casa pudieron salir a dar una vuelta… y se lio. Ya habréis visto muchas imágenes por Internet y no entraremos ahí. La cosa es que, si no se nos va la cabeza, el próximo 2 de mayo podría empezarse a relajar el confinamiento… ¿qué supondría eso?

Ese día, sería el marcado en el calendario para empezar la famosa ‘desescalada’. El Gobierno, llegados a ese punto, debería ser capaz de detectar precozmente cualquier contagio para, así, evitar que se siga propagando, dentro de lo posible, la enfermedad.

El sistema sanitario también debería estar en un punto en el que su colapso no es inminente y, por lo tanto, se podrían tratar los nuevos casos con bastante normalidad, reduciendo así los riesgos de sufrir complicaciones.

Si la cosa sigue por buen camino y se cumplen todas estas condiciones, el próximo día 2 de mayo llegará a nuestros hogares un poquito de libertad. ¿Qué es lo primero que podremos hacer? Pues, como bien ya anunció el gobierno, lo primero será poder salir a hacer deporte de forma limitada, y dar pequeños paseos. Llego el momento, el Gobierno deberá dar las condiciones exactas en las que podremos practicar estas dos actividades.

El estado de alarma no desaparecerá. A pesar de que se relajará el confinamiento, el estado de alarma prevalecerá. El Gobierno volverá a prorrogarlo por 15 días más, cumpliéndose así la cuarta prórroga. La nueva fecha de finalización sería el próximo 24 de mayo… en el mejor de los casos.





«El plan de desescalada durará todo el mes de mayo y veremos lo que pasa con el mes de junio», declaró Sánchez el pasado sábado. Una de las cosas a las que todavía no se ha hecho referencia es, por ejemplo, a la apertura de las aulas. Salvador Illa, ministro de Sanidad, declaró que, dar fechas al respecto, teniendo en cuenta lo cambiante de la enfermedad, sería ‘imprudente’.

Sánchez tiene pensado llevar al congreso a lo largo de esta semana un ‘plan de desescalada’: «gradual, asimétrica y necesariamente ordenada por un cuadro de mandos».

Pero no es oro todo lo que reluce, y serán muchas las cosas que seguirán prohibidas a lo largo de todo ese periodo.

En este sentido, los principales afectados son los locales que requieren estar abiertos de cara al público. Actualmente, los trabajadores no esenciales y que no pueden teletrabajar pueden ejercer si sus desplazamientos están justificados y permitidos en el real decreto del estado de alarma… pero claro, si trabajas en, por ejemplo, una tienda de ropa… lo tienes complicado.

Se espera que, a lo largo de este mes, podamos conocer cómo serán también los primeros pasos en la apertura de locales. Pero la cosa parece que va para largo.





A vosotros, ¿qué os parece todo esto? ¿Qué pensáis de que se empiece a permitir salir a la gente? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: 20 minutos.

.

.