Si habéis echado un vistazo por TikTok, os habréis dado cuenta de que uno de los contenidos que más abunda en la red social china son los bailes. Si te haces una cuenta ahí, y no subes un vídeo dándolo todo con alguna canción de moda… es que no eres nadie (ni lo serás).

K Camp Puppy GIF by TikTok

La mayoría de estas coreografías son bastante simples, pero requieren de una gran coordinación y memoria, ya que están llenas de gestos muy aleatorios. También deben casar perfectamente con la canción de moda del momento, por lo que se van sumando cosas y, al final…

Reubix_cube es un tiktoker que pretendía hacer esto que estamos contando… solo que sus planes se torcieron (mucho) por un elemento que, supuestamente, no estaba bajo su control, y que ha generado un intenso debate en las redes sociales.

El bailarín subió un vídeo en el que se movía al ritmo de Say So de Doja Cat, una de las coreografías del momento en la red social. Al fondo de la imagen, en la parte superior de la escalera, se asoma algo que ha sido bautizado por muchos como ‘el espectro’.

Lo que parece la cara de un niño pálido se asoma desde el piso de arriba durante unas milésimas de segundo antes de volver a desaparecer.

@reubix_cubelmao i’m home alone so i learned a tiktok dance. lov u doja but what has my life come to? ##musiclives ##positivevibes ##sayso ##qurantine ##boredathome♬ Say So – Doja Cat

El bailarín, en la descripción de su publicación, especificó que se encontraba solo en su casa y que, precisamente por eso, había decidido aprenderse dicha coreografía… si esto es así, ¿quién es la persona que se asoma al fondo del vídeo?

Sus seguidores no tardaron en dejar claro que habían visto algo muy raro al fondo del vídeo y que, literalmente, había otra persona que los estaba mirando directamente: «¿Vieron eso? ¿¿¿EN EL FONDO???»«Son las 3 de la mañana, no necesitaba esto ahora», son algunos de los comentarios que se pueden leer al pie de la publicación.





Eso sí, la mayoría de los usuarios apuntó a que, probablemente, todo se trataba de un montaje por parte de Reubix. Que era un vídeo completamente pensado y preparado para que se viralizase por este factor ‘tenebroso’.

Son dos los argumentos que esgrimen los más escépticos: que el joven hace unos movimientos que invitan al usuario a que mire en esa dirección, y que no tenía ninguna necesidad de especificar, justo en ese vídeo, que se encontraba ‘solo en casa’. Parecía que todo estaba ‘demasiado pensado’.

«El hecho de que dijo que está solo en casa me hace sentir como si estuviera en escena», señalaba un usuario en los comentarios. «Mira hombre, PODRÍA creerte si no dijiste específicamente que estabas solo en casa», destacaba otro.

GIF by TikTok

Reubix no tardó en hacer otro vídeo ‘agradeciendo’ a sus seguidores su preocupación:

«Estoy un 99% seguro de que lo que había en las escaleras no era una persona porque hacen mucho ruido. El audio del TikTok cuando estaba grabando no era tan ruidoso, definitivamente habría escuchado algo. Las escaleras crujen como el infierno», explicó en un breve clip.





@reubix_cubeanswering some questions. i’ll be answering some more questions over the next few days. i will only be answering questions from dms on insta.♬ original sound – reubix_cube

También aprovechó para desmentir a aquellos que afirmaban que se trataba de un montaje, afirmando que, si buscaba viralidad, no habría ‘llevado las pintas que llevaba’… que cada quien juzgue sus argumentos.

Reubix explicó también que no era la primera vez que esto le pasaba y que, de hecho, ya había tenido experiencias similares en esa casa: «estas cosas tienen sentido ya que llevan sucediendo toda mi vida desde que vivo en esta casa».

scared film GIF by VPRO

A vosotros, ¿qué os ha parecido todo esto? ¿Pensáis que se trata de un montaje? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: 20 minutos.

.



.