El confinamiento se nos está haciendo largo a todos. Llevamos ya cinco semanas encerrados en casa, y lo cierto es que la cosa no está próxima acabar. Todo indica que, como mínimo, estaremos unas tres semanas más en estado de confinamiento total, antes de volver a poco a poco, volver a las calles.

Es una etapa que se está haciendo larga y pesada. El aburrimiento suele acudir a nosotros como ese viejo amigo al que nadie invita, pero que siempre se presenta para aguar la fiesta. Es un invitado que se ha instalado en nuestras casas y con el que hemos tenido que aprender a convivir.

Por suerte para nosotros, desde el principio de este confinamiento, hubo un montón de personas que, de forma completamente altruista, decidió prestar su talento para entretenernos a través de las redes sociales.

Si algo se ha normalizado en todo este tiempo, son los ya ultra famosos ‘directos de Instagram’. Si quieres recetas de cocina, clases de salsa, sesiones de gimnasia o lecciones de dibujo, solo tienes que entrar a tu perfil personal y ponerte a buscar un poco; no tardarás en encontrar todo lo que necesitas.

De entre todo este ‘boom’ de directos, destacan los músicos. Muchos artistas han optado, a lo largo de estos días, por ofrecer conciertos en directo a través de nuestros dispositivos electrónicos. Si algo hemos descubierto con todo esto, es que hay formas poco convencionales de hacer lo que hacíamos antes y que, en algunas ocasiones, mejoran la experiencia original.

Eso NO fue lo que pasó con Paulina Rubio.

La famosa cantante mexicana ha dejado completamente desconcertados a sus seguidores. Hace unas horas ofreció un directo por Instagram desde su casa en Miami, y lo cierto es que cuesta bastante creer lo que pasó ahí. Es uno de esos casos claros de ‘ver para creer’.





Desde el principio de la transmisión, Paulina mostraba serias dificultades para vocalizar. Se trababa con las palabras y las arrastraba como si ‘algo’ no fuera bien. Los seguidores que se presenciaban el directo se mostraban incrédulos en los comentarios.

El vídeo del momento se ha hecho viral a través de Twitter y, como cabía esperar, le han llovido críticas por todas partes. El vídeo fue inmediatamente borrado de la cuenta de la cantante, pero este ya estaba circulando por la web (ya sabéis cómo va esto).

Paulina, como puede verse en las imágenes, mostraba una actitud bastante extraña y fueron muchos los usuarios que apuntaron a que parecía estar bajo la influencia de algún tipo de sustancia… pero eso tendréis que juzgarlo vosotros mismos ya que, como os podréis imaginar, ni ella ni su representante se han pronunciado al respecto.

Una de las cosas más curiosas de todo este ‘desastre virtual’ es que, cuando Paulina intentó cantar alguna de sus canciones, tuvo que parar porque no se acordaba de la letra ni de la melodía de la mayoría.

Otra de las cosas que dejó completamente desconcertados a sus seguidores fue que, hacia el final del directo, decidió mandarle un saludo a la que, de siempre, ha sido su ‘enemiga’: “Le mando un beso a Thalía, mi compañera, de toda la vida”.

Hay varios momentos bastante curiosos del directo que, si los veis, sabréis al momento a qué nos referimos… Aquí os dejamos el vídeo:

A vosotros, ¿qué os ha parecido todo esto? ¿Qué pensáis que le pasaba a Paulina Rubio? Dejádnoslo en los comentarios.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: La Vanguardia

.

.

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE YO CONTROLO 🎥