La pandemia puede llegar a sacar de nosotros una parte maléfica, malvada y egoísta. Ya hemos ido viendo casos en que la gente, tacha a esas personas que tienen que ir a trabajar de ‘non grata’. Esas personas están expuestas, quieran o no, y están en primera línea de fuego. Gracias a ellos, nosotros podemos seguir haciendo vida normal. A pesar de ello, no significa que estén infectadas, ya que con una buena higiene y un buen cuidado en sus labores, no tiene por qué pasar nada.




Aunque, por suerte, no todo es repudio. Por suerte nuestra sociedad no tiene este tipo de mentalidad, y es de agradecer. En el día de hoy, os mostraremos un caso, aunque no el único, en el que se apoya a estas personas que tienen un trabajo de riesgo durante el coronavirus.




Hoy nos situamos en la Avenida de Galicia, Ribadeo. En esta comunidad residen muchos trabajadores que se dedican a la sanidad, a la alimentación y limpieza. Justo en el ascensor de la comunidad, se ha colgado un cartel mostrando apoyo, en forma de ayuda, a todas esas personas expuestas al peligro de contagio.

De bien nacido es ser agradecido, y es lo que han hecho los vecinos, agradecer a esas personas que lo dan todo por ellos, anteponiendo la vida de los demás a la de ellos. Por eso, en estos tiempos tan difíciles, es un acto de valentía y solidaridad.

Una de las personas que reside en esta comunidad, Tino Reymóndez, quedó conmovido por esta carta, y como es normal, ha querido compartir este hecho para hacer ver que no todo lo que se da a conocer es negativo.

Tino es de las personas que tienen un riesgo muy alto de contagiarse, ya que es gerente de una empresa de limpieza la cual distribuye, entre otras cosas, lejía, desinfectantes y geles hidroalcohólicos en hospitales y residencias.


Por último, en la nota que ha dejado la comunidad, los trabajadores que se han sentido aludidos han querido dar las gracias, firmando la nota que han escrito sus vecinos.

Este tipo de actos dice mucho de las personas. Esta pandemia nos da la oportunidad de ser solidarios por una vez en la vida, si alguna vez no lo hemos hecho cuando deberíamos haberlo hecho.

Ahora, más que nunca, quedándonos en casa hace que la pandemia no se extienda y se erradique, salvando nuestra vida y colateralmente la de los demás. Podemos ser egoístas, siendo a la vez solidarios. Así que no hay excusas, quédate en casa.

¿Habéis vivido algún episodio parecido en vuestra comunidad?

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.





Fuente: Cope

.

.