Cuando vemos a los modelos desfilar por pasarelas y posar en sesiones de fotografías, donde se cuida cada detalle por pequeño que sea, tal vez podemos pensar que su vida ha sido un camino de rosas, pero lo cierto es que nunca sabemos lo que ha tenido que vivir una persona… Y por eso no hay que juzgar sin saber.

Hay situaciones y momentos muy duros que se convierten en capítulos que acaban formando parte de nuestro libro de la vida y acaban forjando la persona que somos. La vida se construye a base de nuestra propia experiencia, y esa propia experiencia es el mejor aprendizaje que tendremos.

sassy jennifer lopez GIF by NBC World Of Dance

Y todos pasamos por momentos y etapas difíciles, por lo que los famosos no iban a ser menos. Al tener notoriedad pública, sus historias pueden atraer más atención por parte de los medios y por nuestra parte, al tratarse de personas que hemos visto en televisión, en películas y series, en conciertos…

Algunos famosos se han atrevido a explicar sus momentos más difíciles, otros tal vez no… y la verdad es que cada persona es un mundo y percibe este tipo de experiencias a su manera. Bueno, que nos desviamos del tema…

Ayer, la modelo rusa Irina Shayk publicó una fotografía suya con 14 años, aproximadamente del año 2000. Junto a la imagen, un texto claro y sencillo: ’14’, haciendo referencia a la edad que tenía cuando le tomaron la instantánea.

En ella, la vemos posando sonriente junto a una fuente con el pelo corto, unos pantalones acampanados de color rosa y un top amarillo que realza su tez.

Esta es la imagen en cuestión:





View this post on Instagram

14

A post shared by irinashayk (@irinashayk) on

Dicha fotografía data de 2000, un año que forma parte de una difícil etapa para la modelo. Irina nació en Yemanzhelinsk, una localidad de los Urales de tan solo 30.000 habitantes.

Su adolescencia no fue nada fácil. En varias entrevistas ha explicado que sufrió bullying en el colegio debido a su piel morena, heredada de su progenitor de origen tártaro. Asimismo, en esa época también tuvo que hacer frente a la muerte de su padre, quien falleció como consecuencia de una neumonía cuando ella tenía, precisamente, 14 años.

La propia Irina ha confesado en alguna ocasión cómo recuerda esa etapa: “Cuando era joven, los chicos se burlaban de mí. Era alta y tenía la piel más oscura y los labios más grandes, y me llamaban ‘palo’ porque llevaba tacones altos”.

Llevaba faldas, nunca pantalones, a la escuela, y me decían: ‘¡Mira, Stick -palo- está caminando con sus tacones!’. Sí, eso era muy triste”, ha explicado Irina sobre aquellos tiempos difíciles.





¿Os sorprende el aspecto de Irina a los 14 años? ¿Os la imaginabais así?

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuentes: Lavanguardia – Huffingtonpost

.

.