Las Isla de las Tentaciones fue uno de los programas revelación de este principio de año. Cuando pensábamos que este 2020 sería una maravilla (la sonoridad de la cifra ya sentaba un buen precedente), no podíamos hacer más que centrarnos en la loquísima historia de amor e infidelidades que se había montado en una lejana playa de Honduras.

Era la primera temporada de un formato novedoso en nuestro país… y lo cierto es que, como debut, no podría haber sido mejor. Hoy, en medio de esta desesperante cuarentena, no podemos hacer más que suplicar por un nuevo programa así de fresco y divertido (sin pretender frivolizar con la situación en la que nos encontramos, claro está).

Personalidades como Andrea, Gonzalo, Susana o Ismael ahora son habituales en nuestras vidas. Pero si hubo una pareja que caló hasta lo más profundo de nuestro corazón, esa fue la formada por Fani y Christofer.

Estos dos tuvieron lo que, científicamente, se conoce como ‘un movidote’ en la isla: ella le fue descaradamente infiel y él, con el corazón roto, nos regaló esa ya mítica escena en la que, corriendo por la playa, gritaba el nombre de su amada a todo pulmón.

Pero, finalmente, el amor triunfó, y ahora forman una de las parejas más estables del panorama televisivo: ella está concursando en ‘Supervivientes’ y él, en los platós de Mediaset, la defiende con uñas y dientes.

Hoy, gracias a un vídeo publicado por Christofer en Mtmad, podemos conocer un poco más de la intimidad de estos dos, más concretamente cómo es la casa que comparten; cómo es su nidito de amor… y lo cierto es que nos hemos quedado muy sorprendidos (para bien).

Hasta agosto del año pasado, estos dos vivían en Sevilla. En pleno verano, decidieron mudarse a Madrid, donde están desarrollando sus actividades profesionales en el mundo de la televisión.



A parecer, la mudanza no fue nada fácil. Fani quería mudarse cerca del centro, pero finalmente acabaron optando por una urbanización a las afueras… ¡y vaya elección! Como podéis ver en las imágenes, viven en un auténtico casoplón de dos plantas al que no le falta de nada.

La vivienda cuenta con dos baños, una cocina totalmente equipada /y muy moderna, por cierto), una sala de videojuegos, una habitación para el hijo de Fani y una preciosa terraza para hacer todas las barbacoas que quieran.

Chritofer nos ha enseñado cada rincón de su casa y hay una cosa que no sha encantado: lo minimalista que es todo. El chileno, por lo que se ha podido ver, es un gran aficionado al orden y al mundo de los videojuegos (cosa que no nos podría gustar más).

Christofer también explica que todavía está en proceso de adaptación. Lleva bastante poco tiempo viviendo ahí y, por lo tanto, todavía le queda mucho por experimentar hasta sentir que ‘la casa es suya’. Eso sí: espera y desea que, ahí, le pasen muchas cosas buenas junto a su amada Fani.

Christofer también ha explicado que la urbanización tiene todos los lujos que necesitan: desde una bonita terraza, hasta un Mercadona y un gimnasio cerca, sin olvidar un espacioso centro comercial que tienen justo al lado de la casa.

El joven, como ya nos confesó en una anterior ocasión, está pasando un confinamiento algo duro, ya que está con el hijo de Fani y su sobrino, con su amor al otro lado del océano Atlántico.

Del hijo de Fani también ha enseñado la habitación y, como pudimos ver, es un gran gamer y un fanático de Stranger Things, la serie sobrenatural de Netflix que tantas alegrías nos ha dado.



A vosotros, ¿qué os ha parecido la casa de Christofer? ¿Qué os lo que más os ha gustado? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Telecinco

.

.