La historia de Rita Gaviola de para película (y de las buenas). Ella era una mendiga que se ganaba la vida en las calles de Lucban, Filipinas. Cada día, su rutina consistía en pedir limosna para poder dar de comer a su familia. En 2016, cuando apenas tenía 13 años, alguien le hizo una fotografía que, en pocos meses, la arrancó de la calle y la puso en el éxito del mundo ‘influencer’.

Ella vivía junto a su familia en una modesta casa a las afueras de la ciudad. Su madre cuidaba de ella y de sus cinco hermanas, ya que no estaban escolarizadas, mientras su padre se pasaba el día trabajando como recolector de basura. Por lo general, apenas si tenían nada que llevarse a la boca al final del día. En ese contexto, Rita se paseaba por la ciudad buscando algo de dinero para poder aportar su granito de arena.

Entonces, un día, entró en escena el fotógrafo filipino Topher Quinto Burgos, quien le tomó una foto que, con el paso de los días, acabaría por viralizarse y, así cambiarle la vida a la joven y a toda su familia. Topher, fascinado por la ‘belleza natural’ de la joven, decidió publicar la foto… y este fue solo el inicio de la historia.

View this post on Instagram

Naalala ko pa noong araw na makuhanan ako ng larawan na ito, di ko mawari aking nadarama may takot saking isipan, at konting sayang nararamdaman dahil sa oras na yun di ko alam ang mga posibleng mangyari sakin, ngunit dumating na ang mga diko inaasahang pangyayari yoon po ngayon ang aking pinapasalamat unang una po sa ating puong may kapal at pangalawa kay kuya Topher na kung di dahil saknya di mangyayari ang lahat lahat ng ito. Sa patuloy po na sumusuporta sakin moral at financial support kay mami Grace na andyan lagi para sakin,at sa lahat lahat po ng sumusuporta at nag titiwala sakin maraming maraming salamat po, Mahal na mahal ko po kayong lahat. ❤😭😘😘😘 sana wag po kayong magsawang abangan ang movie ko 😅😂 at sa mga susunod pa thank you po ulit.😘😘😘

A post shared by Rita Gaviola (@itsritagaviola) on

La fotografía fue compartida con la leyenda «Bajau» (grupo étnico minoritario en Filipinas) y, por ese motivo, la chica fue apodada como la ‘Chica Bajau’ (Badjao Girl). Muchos modelos de su país, tras ver la foto, decidieron ayudarla, ya que le vieron potencial para poder dedicarse al mundo del modelaje.

Personalidades como Hillarie Danielle Parungao (Miss Mundo Filipinas 2015), Bianca Guidotti (Miss Internacional Filipinas 2014) y Angelia Ong (Miss Tierra 2015) viralizaron la fotografía de Rita y, con el paso de los días, la joven cada vez iba ganando más ‘seguidores’.

View this post on Instagram

Be passionate without the fear of failing. ❤️😉

A post shared by Rita Gaviola (@itsritagaviola) on

Desde ese preciso momento, su vida dio un giro de 180º. Empezó a colaborar con diversas marcas de moda, llegando incluso a tener varios pequeños papeles en series de televisión y, en 2018, tocó techo con su participación en la versión filipina de Gran Hermano.



Su presencia en las redes sociales era cada vez mayor y, por consiguiente, los fans no paraban de aumentar. Su audiencia ya no era solo nacional, sino también internacional. Recibió mucho apoyo económico y, en 2018, pudo mudarse con toda su familia a una nueva y bonita casa, la construcción de la cual estuvo patrocinada por Grace Kreutzer, una de sus mayores fans estadounidenses.

View this post on Instagram

Thank you #PBBOtso 🙂

A post shared by Rita Gaviola (@itsritagaviola) on

En la actualidad, a sus 17 años, está bastante centrada en sus estudios. Sigue mostrando mucha actividad en sus redes sociales y, de hecho, hoy, acumula ya más de 120.000 seguidores en su cuenta de Instagram… que se dice pronto.

A vosotros, ¿qué os ha parecido la historia de Rita? ¿Ya la conocíais? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: 20 minutos.