Andrea, como muchos otros famosos, está aprovechando estos días de encierro para abrir ‘el baúl de los recuerdos’. Ha compartido a lo largo de estas semanas, algunas cosillas ‘secretas’ en sus redes sociales. La ‘princesa de la isla’ se ha convertido, por mérito propio, en una de las personalidades del año… y todos sus actos están a la altura de la fama que la precede.

Su canal de Mtmad, sin ir más lejos, estos días está que echa humo. Ha aprovechado que está pasando el confinamiento en casa de sus padres para poner en orden algunas de las fotos de su pasado; de su infancia y adolescencia.

Una de las cosas que más llama la atención es que, desde pequeña, ha sentido una gran pasión por disfrazarse de lo que sea, y eso es algo que queda claro en las fotos que ha compartido.

«Era una niña muy buena tranquila, sociable, me llevaba muy bien con todo el mundo. Como ahora», confiesa en el vídeo subido a su canal. También hemos podido ver unas cuantas fotos de ella de adolescente… y lo cierto es que no oculta que, de la mayoría, ‘se siente avergonzada’.

En las instantáneas, la catalana luce las típicas vestimentas que se llevaban hace una década, tan propia de principios de esta década y, sobre todo, de la adolescencia (de lo que nadie se libra, vamos).

Ella misma confiesa en el vídeo que, en esa etapa de su vida, lo ‘único’ que hacía era ‘salir, hacerse fotos y conocer chicos’. De hecho, confesó que, en esa época, fue cuando tuvo su primer novio que, de hecho, ha sido también su relación más larga: dos años. Llegó hasta a hacerse un tatuaje de gena en la playa con él: «Ya pensaba que con 17 años me iba a casar con él».





También aprovechó para compartir fotografías en las que sale con su mejor amiga, de la que afirma que es la mejor compañera de viaje que existe: «Todos mis mejores momentos son con ella».

En lo referido a la peor época de su vida, la tuvo con su expareja antes que Ismael: «Me ha hecho crecer madurar comprender muchas cosas cambiar mi forma de pensar y saber que estoy dispuesta a permitir en una relación y lo que no».

Al parecer, esa relación previa tenía todos los malos ingredientes habidos y por haber: celos y control. La describe como una relación tóxica en la que ‘él se enfadaba por todo y la anulaba como persona’.

«Nunca me puso la mano encima pero era una persona muy agresiva y yo he sentido miedo de verdad en algunas peleas» reconocía la televisiva. Por su parte, ella anima a las personas que se encuentren en una situación similar a la que ella se encontraba, que ‘se animen, porque de todo se sale’.





Desde entonces, su vida no ha parado de dar giros imprevistos. El último, su paso por el concurso de Telecinco… y, con casi total seguridad, vendrán muchos más.

A vosotros, ¿qué os ha parecido esta historia? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Ok Diario.