Raúl del Saz Pastor fue una de esas ‘estrellas’ de principios del milenio que, tras despegar hasta lo más alto, acabó por caer en picado… y nunca más se supo. Su personaje de Raulito, por el ya lejano 2002, era lo más: imitaba a David Civera sobre el escenario al ritmo de ‘Que la detengan’ y, con su voz y sus pasos de baile, se ganó el cariño del público. Era divertido y talentoso… ¿qué más se podía pedir?

Pero es que han pasado ya 18 años de eso y su fama, tan rápido como llegó, se esfumó.

Pero, hace unos días, Raúl volvió a salir a la luz pública tras la viralización de un vídeo suyo en Twitter. El joven contestaba a la publicación de una forma de lo más curiosa:

«La gente que no me conoce este era mi pasado y estoy orgulloso de ello. Pero basta ya de decir que soy drogadicto coño😂😂😂😂(este tweet en concreto no lo dice, pero la mayoría sí)», escribía.

El tweet causó bastante revuelo y fueron muchas las personas que, con una cierta nostalgia, recordaron esa gran época que fue la primera mitad de los 2000 (cuando ‘Que la detengan’ era todo un himno de los cámpings, vamos).

El Huffpost consiguió entrevistar a Raúl después de todo el revuelo y él mismo reconocía ser el primer sorprendido: “Estoy en shock un poco la verdad, porque no me esperaba esto”, explica el joven en referencia a la repercusión de su aparición en redes.

Reconoce también que, en general, ya nadie lo reconoce por la calle. Sin embargo, la gente que se mueve en su entorno, tarde o temprano, acaban enterándose de su pasado en el mundo del espectáculo.




A pesar de que, antaño, su camino era el del baile y la música, con el tiempo fue tomando otra dirección. Hoy, a sus 22 años, se prepara para dedicarse al mundo de la cocina: “Estoy aprendiendo”, puntualiza el joven. Según él mismo explica al medio informativo, en la actualidad, estudia en la Escuela de Hostelería de Alcalá de Henares. Pero la música nunca se fue del todo.

Raúl admite que su pasión nunca se ha acabado de marchitar: “Está siempre presente en mí”. Al parecer, empezó a dar clases de canto pero, por temas laborales, tuvo que abandonarlas. También confesó llevar dos años participando en un festival de su pueblo, Fuentidueña de Tajo (Madrid), bautizado Musilocovos.

Confesó que cantar para la gente seguía siendo su pasión. En 2014, sin ir más lejos, visitó Tu cara me suena mini, donde reconoció que, a pesar de que quería ser actor, era ‘cantar para la gente lo que realmente le llenaba’.

Pero, remontándonos al Tweet que nos ha traído hasta este punto, ¿por qué asegura ‘no ser un drogadicto’? Él mismo lo explica: solía encontrarse con artículos en blogs en los que se afirmaba que era eso, confundiéndolo con otro Raúl.

Su paso por televisión, para él, solo supuso cosas positivas: “Muchos momentos de las grabaciones de la peli, los sitios donde he estado, las tardes en el estudio grabando el disco… Una muy buena época”.




A vosotros, ¿qué os ha parecido su historia? ¿Recordabais sus apariciones en la televisión? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: El Huffpost.