Hacía tiempo que no veíamos tantos actos de solidaridad como en estas fechas. El coronavirus se ha vuelto nuestra forma de vida durante estos meses de confinamiento en nuestras casas, y lo cierto es que perdurará en nuestra memoria muchísimo tiempo. Son muchas las personas que, conscientes de que no todo el mundo tiene el suficiente nivel económico necesario para poder sobrellevarlo, intentan ayudar a otras en la medida de lo posible.

Hemos visto ya algunos ejemplos de solidaridad, como el de un hombre que lava la ropa de los enfermeros gratis. Otros ayudan a sus vecinos que están ya mayores para hacer la compra… Hay de todo tipo y mil casos que se podrían contar.

Sin embargo, hoy traemos uno especial, donde el humor abunda, tan necesario en estos momentos. Conoceremos la historia de un casero que escribe a su inquilino. No es un simple mensaje; el casero intenta ayudar al inquilino para que no se vea tan afectado en estos momentos tan difíciles.

Cabe recordar que los pequeños negocios que tienen que pagar por el alquiler del local, al estar cerrados, no pueden facturar dinero, por lo tanto, se les hace muy complicado el hecho de tener que hacerse cargo del alquiler. No solo con los negocios, también ocurre lo mismo con las viviendas. El no estar trabajando puede generar problemas a la hora de pagar la mensualidad y, si no tienes ahorros suficientes, la cosa se vuelve insostenible.

Pero como ya hemos dicho, los actos de solidaridad, gracias a las redes sociales, se están dando a conocer por todo el mundo. En este caso, @Serjfield ha querido representar una parodia mediante una conversación de WhatsApp.

Agustín, que es el casero de un piso que alquilaba a un tal Antonio, se puso en contacto con él para decirle que durante este mes, no hacía falta que pagase el alquiler debido a los tiempos que corren. Por sorpresa, se enzarzaron en una disputa muy curiosa.




En redes sociales, también han querido dejar huella a través de sus respuestas. En algunos casos, estas han sido de lo más ingeniosas, en otras, han mostrado simplemente la pura realidad.

En estas fechas, el humor no debe faltar en nuestras casas para poder sobrellevar el confinamiento de la mejor manera posible. Esperamos que cuando esto pase, hayamos aprendido a valorar más las cosas y aprendamos que la solidaridad no solo está presente cuando corren tiempos difíciles, sino también en cualquier momento.

No hay que olvidar que no sólo el coronavirus está afectando al resto del mundo. Hay muchos más factores, que durante el año, son más mortales que el dichoso virus, como por ejemplo la falta de alimentos en los países subdesarrollados. Por eso, nuestro instinto más humano y más solidario debería permanecer durante el resto de nuestras vidas.




¿Qué os ha parecido la surrealista conversación entre Agustín y Antonio?

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Señorasque