Ya llevamos dos semanas encerrados en nuestras casas. La cuarentena ha llegado, en un principio, a su ecuador y, si la cosa no se alarga más (nada es descartable en esta situación), solo tendremos que esperar un par de fines de semana más para poder empezar a llevar una vida algo más normal.

Es verdad que este encierro ha deparado, para muchos de nosotros, cosas negativas: no poder ver a la familia, anular por completo nuestra vida social, tener que gestionar algunas situaciones complicadas en casa… pero también ha comportado un buen puñado de cosas buenas (ya sabéis que nos gusta ver el vaso medio lleno siempre).

La creatividad se ha desatado estos días. Nuestra capacidad para hacer un castillo con un granito de arena se ha revelado más útil que nunca. La soledad y el aburrimiento han sacado punta a nuestro lápiz del ingenio y, como hemos podido experimentar estos días, esto ha hecho de este ‘proceso’ algo más llevadero.

Pero seguimos inventándonos cosas.

Lo más habitual es que nos devoremos una novela o que hagamos deporte con lo que tengamos a mano; que nos traguemos series completas de Netflix en una tarde o que juguemos ping pong en la mesa del comedor. Aunque no lo pueda parecer, son muchas las posibilidades… y, de hecho, las protagonistas de nuestra historia de hoy nos dan una buena muestra de ello.

¿Echáis de menos el vermut que tomabais el domingo con vuestras amigas y amigos? Puede que estas señoras os den alguna que otra idea para compensarlo.

Fue la usuario de Twitter Carolina Iglesias (@percebesygrelos) la encargada de compartir la historia de su abuela quien, ayer mismo, decidió que el vermut con sus amigas no se lo quitaba nadie: se lo montó desde su balcón y, como podéis ver en las imágenes, no le faltó de nada.



En la fotografía podemos ver a la mujer gozándolo con un buen plato de aceitunas, otro platillo con queso y jamón y otro con una buena ración de mejillones. Como se puede apreciar, en la casa de enfrente, también hay una vecina en una silla disfrutando de su aperitivo (desde la distancia pero más cerca que nunca).

La publicación, como no podía ser de otra forma, se viralizó en la red social del pajarito azul y, en el momento que escribimos estas líneas, ya tiene más de 8.000 ‘me gusta’ y casi 500 ‘retweets’, lo que no está nada mal.

La mayoría de comentarios iban en la misma dirección: morirse de envidia:

  • fan de tu abuelaa!!!
  • Qué foto más bonita.
  • Qué diva! Tremenda barra de pinchos
  • Esos platos de sargadelos que no falten en ninguna casa gallega

A vosotros, ¿qué os ha parecido esta imagen? ¿También habéis podido hacer el vermut este pasado fin de semana? Dejadnos vuestros truquillos en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: El Huffpost.