Cuando hablamos sobre cambios o modificaciones en nuestro cuerpo, hablamos también de los tatuajes. Hoy en día ya son algo muy normal y es que lo raro es ver a alguien sin ellos.

Los tiempos han cambiado y con ello también ha cambiado el mundo del tatuaje, añadiendo nuevas prácticas y trucos, ya que hoy en día hay mucha variedad a la hora de realizarte un tatuaje: puntillismo, geométrico, abstracto… Y como estos miles más.

Hoy te queremos hablar sobre uno de los más descubrimientos más recientes: el tatuaje ultravioleta. Es posible que no lo conozcas y pensarás que estamos locos, pero no es así, poco a poco esta técnica se va aplicando más en estudios y cada vez es más demandada.

Pues bien, después de esta breve introducción, pasaremos a comentar a fondo cómo se hacen estos tatuajes y su historia.

Este tipo de práctica ultravioleta nació sobre los años 90 y es que, a diferencia de toda la gama de colores que existe ahora de tinta ultravioleta, en aquellos tiempos solo existían los colores azul y blanco.

La tinta ultravioleta no es como la tinta que todos conocemos: el líquido de esta es mucho más delgado y fino, dando como resultado que también desaparezca más rápido de nuestro cuerpo.

No todos los profesionales saben utilizar este tipo de tinta y es por eso que, como consejo, deberías acudir a un especialista, ya que cualquier error puede hacer daño a tu cuerpo creando así alteraciones en la piel.

Es por eso que no todo han sido buenas críticas para este tipo de tatuajes y miles de sanitarios han criticado esta práctica por la cantidad de problemas que genera y lo peligroso que puede ser tatuarnos con esta tinta.





Cada persona tiene un tipo de piel y cuerpo diferentes, y es por eso que no a todos nos afecta igual. Si nuestro cuerpo rechaza este tipo de tinta, los efectos pueden ser ampollas, alergias o incluso cáncer.

Según el tipo de piel que puedas tener, te puede dejar incluso quemaduras o en otros casos se puede crear una mancha oscura en la zona del tatuaje, que hace que se vea en una luz corriente.

No por esto te tienes que desanimar si tenías pensado hacerte uno de estos tatuajes. La idea es ir a un especialista y que te pueda explicar todo al detalle, pero sobre todo ir con cuidado y saber qué te puedes hacer y qué no.

Pero no todo es malo y es que este tipo de tatuajes se ven estéticamente espectaculares y muchos ya tienen su favorito. Los más demandados para hacerse son los más sencillos y es que es cuando cogen más fuerza, ya que son simples pero elaborados.

Mucha gente combina la tinta UV con una tinta normal, donde el tatuaje adquiere una forma maravillosa y digna de lucir.





Y es que esta tinta ultravioleta es más especial que las demás, ya que no es como un tatuaje normal que una vez que te lo haces es para toda la vida, sino que es temporal y según la calidad de la tinta, puede durar entre 12 y 18 meses en tu cuerpo.

Además, en una luz normal, esta tinta no se ve, es decir, solo en una luz oscura se puede ver, así que no es problema en tu vida diaria, ya que lucirá como un tatuaje normal.

Tras ver este artículo, seguro que te han dado ganas de probarlo y saber cómo quedaría en tu piel (pese a los contras que te hemos explicado sobre este tipo de tatuajes). Infórmate bien y, si quieres y puedes hacértelo, ¡adelante!

¿Tienes algún tatuaje así? ¿Conoces de alguien que lo tenga? ¡No dudes en respondernos en los comentarios de Facebook e Instagram!

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Bright Side.