Estamos encerrados en nuestras casas. El coronavirus se ha apoderado de nuestra actualidad y, lamentablemente, ello ha provocado que tengamos que vernos inmersos en un estado de cuarentena que, por lo pronto, durará un mes. Ya son muchas las personas infectadas y, desgraciadamente, también las fallecidas… pero saldremos de esta.

Debemos hacer caso a las autoridades sanitarias y actuar desde la inacción de nuestro domicilio; confiemos en nuestro personal sanitario; en nuestras cajeras; nuestros transportistas; en todas esas personas que hacen posible que este virus desaparezca, y que evitan que nuestro sistema colapse.

Pero esta cuarentena nos está sirviendo para conocernos un poco mejor. Estamos descubriendo facetas de nuestra vida que desconocíamos. Somos seres sociales y, cuando nos quitan eso, se nota. ¿Acabas de descubrir que tu vecino de al lado es una gran persona? ¿Verdad que vale la pena pasar más tiempo con tus hijos? ¿Cómo podías no haber conocido las impresionantes ‘batallitas’ de la abuela hasta ahora? De esta situación saldremos reforzados como personas.

La inventiva que está demostrando el ser humano durante este encierro no tiene parangón. Twitter está lleno de vídeos en los que podemos ver situaciones que, cuando miremos en un futuro, se nos aguarán los ojos mientras se nos dibuja una sonrisa en nuestros arrugados labios.

Hoy, nos quedamos con uno de los más divertidos que hemos visto en estos últimos días.

Jeremy Cohen es un fotógrafo de Nueva York que, en el vídeo que os dejamos más abajo, nos demuestra que no es imposible socializar en tiempos de cuarentena. En pleno encierro, decidió pedirle el número de teléfono a su vecina de enfrente… y lo cierto es que el método utilizado es bastante poco ortodoxo.

Todo comenzó cuando Cohen empezó a ver que la chica salía a bailar al tejado de su edificio. Él, por su parte, salía a su balcón a tomar el sol (y un poco de aire fresco, que en estos días se agradece bastante).





En ese contexto, fue cuando se saludaron por primera vez desde la distancia.

Él, no conforme con eso, decidió ingeniárselas para poder hablar con ella por teléfono, ya que gritarse a decenas de metros de distancia, por lo que sea, no es la cosa más práctica del mundo.

Escribió su teléfono móvil en un trozo de papel y lo pegó a su dron para enviárselo como si de un paquete de Amazon se tratase; y fue todo un éxito.

La historia, grabada por el fotógrafo, fue subida primero a TikTok, donde fue un auténtico éxito. Al subirla a Twitter, la cosa no fue menor: más de 380.000 ‘me gusta’ y más de 83.000 retweets… una auténtica barbaridad.

«No puedo creer que esto funcionara de verdad y sí, es una historia real», comenta Cohen en su publicación que, a día de hoy, ya es uno de los vídeos más virales de todo este estado de cuarentena.





Por lo que podemos ver al final de la grabación, ella le envió un mensaje al móvil, accediendo a su petición de hablar por teléfono. Podemos decir que estamos hablando de un auténtico éxito en lo que a socializar con robots se refiere.

Aquí os dejamos el vídeo:

Gracias a esto, Jeremy Cohen, hoy, tiene una nueva amiga.

Jeremy ha prometido actualizar a sus seguidores con todo lo que pase al respecto: «No os dejaré colgados. ¡Vamos a tener una cita virtual en un par de días, creo! Lo grabaré para TikTok», afirmaba. De momento, a nosotros nos tiene a la expectativa.

A vosotros, ¿qué so ha parecido toda esta historia? Dejádnoslo en los comentarios. 



Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: 20 minutos.