China está preocupada por la primera muerte de una persona contagiada con Hantavirus. El Global Times ha sido el encargado de dar la noticia, donde se afirmaba que el fallecido era un trabajador que pereció durante un trayecto en autobús de Shantung a Yunnan (el suroeste de China). Según los informes médicos, el hombre habría dado positivo en hantavirus y negativo por Coronavirus.



Al parecer, este sería el primer caso de infección de este virus en la zona y, por lo tanto, las autoridades sanitarias chinas ya han abierto una investigación. La víctima era originaria de la ciudad de Lincang y, en este momento, ya se está realizando una investigación epidemiológica para prevenir futuras infecciones.

En este punto muchos os estaréis haciendo la misma pregunta: ¿qué diablos es el hantavirus?

La OMS ya ha publicado informes respecto a este virus. Se trata de una enfermedad zoonótica… ¿qué quiere decir eso? Pues que puede pasarse de animales a humanos y, en los puntos que tiene en común con el COVID-19, destacar el hecho de que también provoca una afección pulmonar.

Los portadores animales de la enfermedad, en este caso, si están perfectamente identificados: los roedores y, en particular, las ratas y los ratones. Los síntomas son bastante más pronunciados que los del coronavirus: fiebre, problemas gástricos, dificultades respiratorias e hipertensión.

El problema del virus es que tiene un periodo de incubación larguísimo: de hasta cincuenta días en algunos casos. Durante todo ese tiempo, además, puede contagiarse a otras personas… el proceso de detección, por lo tanto, es bastante complicado.




Pero este no es un virus nuevo.




El primer caso documentado es del año 1978 en la zona sur de Corea. La mayoría de casos de hantavirus se han dado en zonas rurales, con escasos medios de higiene, pero también se han registrado casos en las grandes ciudades.

La principal fuente de contagio son los excrementos de los roedores. El virus, en contacto con nuestros ojos, boca o nariz, puede introducirse en nuestro organismo y, a partir de ahí, la cosa se complica bastante.

Los mosquitos y las garrapatas también pueden transmitir la enfermedad si, previamente, se han infectado por un roedor… por lo que las vías de contagio son diversas.

De momento, y según informa la Organización Panamericana de la Salud, «no existe una vacuna eficaz en América». Aún así, se sabe que si las personas son tratadas a tiempo, las posibilidades de superar la enfermedad sin mayor problema son muy altas.



No se trata de un virus nuevo y, como habéis podido ver, hace ya casi cincuenta años que se conoce de su existencia.

Es inevitable que, teniendo en cuenta el estado de alarma en el que nos encontramos, una noticia como esta haga que la gente se eche las manos a la cabeza… pero nosotros lo queremos dejar muy claro: más allá de que ahora mismo el #hantavirus sea Trending Topic, no hay nada de lo que preocuparse.

A vosotros, ¿qué os ha parecido esta noticia? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.




Fuente: El Nacional.