En febrero, cuando las aguas estaban más calmadas que ahora y China era la única afectada (y con poca información oficial), Iker Jiménez y su programa Cuarto Milenio empezaron a hablar del tema.

Hoy hemos vuelto a ver ese programa y hemos decidido analizar todo lo que el mítico programa anticipó que iba a pasar.



Para empezar, Iker Jiménez fue uno de los primeros en contactar con un español que se encontraba en China en esos momentos y que contaba cosas que ahora mismo seguro que no son «familiares», pero que en esos momentos parecían una película de ciencia ficción (en cierto modo, siguen pareciéndolo).

Una semana después, viendo la atención y preocupación que despertaba el coronavirus en España, hicieron otro programa analizando otros aspectos de la pandemia (aunque en ese momento no se consideraba como tal).

El programa fue de los primeros en decir que no había que despreocuparse y decir que esto era algo serio.

«Hacer como que no pasa nada o reírme de aquellas personas que se preocupan es algo que no voy a hacer, en ningún momento les diré que miren para otro lado». 




En marzo, cuando los medios de comunicación empezaban a abordar el tema con un «mensaje edulcorado», Cuarto Milenio ya hablaba sobre la necesidad de empezar a preparar un plan de actuación para cuando llegase a España y que eso, en parte, se debía a la falta de un periodismo especializado.




El programa no solo vaticinó el alcance del virus y como responderían las autoridades y los países, sino que también realizó la importante tarea de empezar a desmentir los distintos bulos que surgían por Internet y recalcó que las mejores medidas para la prevención eran la higiene y el confinamiento.

Todos nos reíamos viendo imágenes de la gente en China con bolsas en la cabeza en los supermercados, luego nos reímos de la gente de aquí y después, cuando nos hemos dado cuenta, hemos visto que deberíamos habérnoslo tomado en serio desde un principio. Con más información y seriedad se hubiese afrontado todo esto mucho mejor (y sobretodo antes) por parte de la población y los políticos.

Obviamente, el programa (siendo Cuarto Milenio) también habló de la posibilidad de que el origen del virus se debiese a una posible fuga de patógenos del Laboratorio P4 de Wuhan y que el virus podría estar modificado genéticamente para ser empleado como un arma biológica. Pero la realidad es que todos los expertos apuntan que eso no es para nada cierto.

Muchos somos los que miramos Cuarto Milenio como un mero programa de entretenimiento, pero puede que debamos replanteárnoslo y, en algunos casos, deberíamos tomarnos más en serio su «catastrofismo».



Vosotros, ¿Cómo os tomasteis las noticias del coronavirus en China? ¿Pensasteis que era serio y bromeasteis «demasiado» con ello? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuentes: Cuatro