Pablo Chiapella es uno de los actores más reconocibles de la televisión. Si sois fans de ‘Muchachada Nui’, puede que lo conozcáis desde hace un par de décadas… pero la mayoría lo conoceréis por su personaje de Amador en ‘La que se avecina’.

Es verdad que su rostro es conocido por casi todos los habitantes de nuestro país… pero no es menos cierto que, la mayoría de nosotros, poco o nada sabe cómo es la persona que se oculta detrás de su personaje… ¿es igual de mujeriego? ¿Al igual que Amador, tiene también solo tres neuronas en la cabeza? Puede que hoy, por fin, podamos conocerlo un poco más.

Y es que Chiapella, el pasado miércoles 18 de marzo, fue el invitado al final de temporada de esa maravilla conocida como ‘Planeta Calleja’. En esta ocasión, como en todas las anteriores, la estrella invitada iba a acompañar a Jesús Calleja a lo largo de una aventura, visitando sitios recónditos y, sobre todo, enseñándonos a la persona detrás del famoso.

¿A qué quería dedicarse Pablo? ¿Qué estudió en su juventud? Lo cierto es que puede que os sorprenda:

«Yo soy maestro de Educación Física, pero nunca llegué a ejercer», confesaba. Pero fue su amigo, Ernesto Sevilla, el ‘culpable’ de ello: «Tenía preparada muy bien la oposición pero unos días antes me llamó Ernesto Sevilla porque le habían comprado un producto en Paramount Network, y nos vinimos a Madrid a hacer comedia», explicaba Pablo respecto a cómo dejó Albacete y se fue a ‘la capital’.

También explicó cómo, por dentro, llevaba a un auténtico empresario: «Para venir a Madrid yo tenía unos ahorrillos de un negocio que me inventé en Albacete». ¿En qué consistía ese ‘negocio millonario’? Pues en algo a su altura:

«Se llamaba ‘El zoco del botellón’ y vendía una botella de whisky, una Coca-cola de 2 litros, cinco vasos de tubo y una bolsa de hielo. Recuerdo que le pedí a mi padre 30.000 pesetas para montar la sociedad con un colega y me encontré con que gané un millón de pesetas en menos de 15 días». Con ese dinero, confesó el actor, vivió los primeros meses en la capital española.





Pero, entonces, llegó el ‘bum’ de la entrevista; el punto de su pasado más sorprendente, y que más lo une a su personaje de Amador en la ficción: «¿Sabes de qué vivía en Madrid al principio? A lo mejor me contrataban en una despedida de soltera y yo hacía de ‘boy’, me ponía a bailar para ellas», explicó el actor, dejando atónito a Calleja.

Y es que su parecido con Amador no acaba ahí ya que, al igual que el personaje al que da vida en la televisión, tampoco se le daba demasiado bien el tema de ser ‘striper’: «A veces, veía a la novia y me recordaba a mi madre y se me venía el ‘show’ abajo, no podía seguir porque me recordaban muchísimo a mi madre», confesó Pablo.

En lo referido a sus trabajos previos a su fama, el actor, como muchos otros, también tuvo que pasar por el mundo de la hostelería: «Iba con la bandeja y se me caían las copas», reconocía el actor.

A vosotros, ¿qué os ha parcido el pasado vital de Pablo Chiapella? ¿Algo que os haya sorprendido particularmente? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: El País.

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE YO CONTROLO 🎥