El confinamiento a causa del coronavirus tiene una parte mala y una parte no tan mala. Estar en casa te da tiempo para reflexionar y pensar sobre el futuro. Pero también puede servirte para cuidarte en lo que a la salud se refiere. No solamente haciendo ejercicio en casa, que también sirve, y mucho. Pero hoy, nos referiremos a algo más complicado para el ser humano: la dieta.

Por mucho que hagas abdominales, si no eliminas la grasa en la zona abdominal, nunca se te marcarán. Aunque tienes tiempo; ahora, con el COVID-19, ya no tienes excusa para dedicarte el tiempo que necesites. Os dejamos con algunos consejos para tener un abdomen más entrenado y marcado.

1Evitar las grasas

Aunque es necesaria en cierta medida, no todas las grasas son buenas. Las grasas saturadas y los productos industriales no deberían incluirse en tu rutina dietética, si lo que quieres es lucir palmito en la playa. Los productos que podéis consumir ya que contienen grasas saludables son: aguacate, nueces, semillas o aceite de oliva, entre otros muchos alimentos.

2Evitar las bebidas light

Sí, las bebidas, por más que en el envase ponga que son ‘bajas en azúcares’, es mentira. Está demostrado científicamente que los edulcorantes artificiales, que se le añaden como remplazo al azúcar natural, son más perjudiciales en lo referido a la ganancia de grasas no deseadas.

3Di sí al magnesio




¿Y por qué? El magnesio ayuda a regular los niveles de insulina en la sangre. Por lo tanto, si consumes alimentos ricos en magnesio, ayudarás a tu cuerpo a movilizar los azúcares. Los alimentos que contienen un alto nivel de magnesio son: el plátano, espinacas, acelgas verdes, chocolate negro (no en exceso), almendras…

4Te sientes triste y desmotivada




Tu mentalidad es clave en la alimentación. La depresión, el estrés y la tensión pueden hacer estragos en tu físico. Uno de los efectos que puede ocurrir es que pierdas la capacidad de ingerir alimentos saludables, eso nos hace ingerir azucares y quedarnos en una posición horizontal, es decir, en la cama, lamentándonos en vez de ponerle remedio.

5Estás demasiado tenso

Estamos en un momento de máxima ansiedad y, por lo tanto, puede que te descontroles y empieces a comer más y peor… Los atracones a medianoche pueden ser traicioneros, y más en los tiempos que corren.

6No descansas lo suficiente

El descanso y dormir las horas necesarias hacen que ingieras menos calorías. No lo decimos nosotros, sino varios estudios que señalan que dormir 5 horas por la noche, hace que seamos más propensos a consumir calorías al siguiente día, comparando con las que duermen entorno a las 7 horas. Entonces, dormir más equivale a más salud. Eso no significa que te pases el día en la cama, que nos conocemos.



7Bebes demasiado alcohol

Está claro que el alcohol tiene una infinidad de calorías vacías. Aunque algunas creencias populares indiquen que puede ser beneficioso si se consume de manera moderada, lo mejor es que evites su ingesta a toda costa si quieres tener el abdomen libre de grasa. Cuantos más sacrificios hagas, más rápido llegarás al objetivo. Tú decides.

Probadlo y decidnos cuánto habéis mejorado físicamente.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Rollo.id