El coronavirus se ha apoderado, de momento, de nuestras vidas. Estamos, desde la cuarentena, luchando para aplastar la curva de contagio; los miembros de nuestro sistema sanitario público se están dejando literalmente la vida y, como sociedad, estamos probando que, cuando es necesario, podemos remar todos en la misma dirección.

Saldremos de esta, pero todavía no; aún quedan muchos días de encierro y, cuando todo esto acabe, si con algo debemos quedarnos, es que somos una especie social y que, cuando nos quitan eso, nos lo quitan todo. Sería bueno no olvidarlo nunca.

Es cierto que las muertes causadas por el coronavirus no se paran de suceder. Estaremos, lamentablemente, durante un tiempo en esa tendencia. Pero también hay sitio para la alegría. Estos días de cautiverio, han sido muchas las personas que han decidido alegrar un poco las jornadas del resto: conciertos improvisados desde los balcones, clases de yoga por Instagram, un Batman ibérico repartiendo papel higiénico… la imaginación del ser humano es infinita.

Y es que debemos aprovechar los rayitos de luz que se cuelan entre las espesas nubes del pesimismo.

Esto nos lleva directamente a la noticia que os traemos hoy. El pasado quince de marzo, como ya es habitual desde que surgió todo este asunto del coronavirus, los informativos de Televisión Española nos estaban contando la actualidad de la crisis sanitaria que estamos viviendo.

Y es que, hasta en un tema tan serio, el humor consigue abrirse paso para sacarnos una sonrisa.

Uno de los periodistas más conocidos de la televisión pública, Mino Moral, estaba explicando cuál era la actualidad de algunos de los restaurantes durante esos días de desconcierto. Explicaba como, algunos de estos, habían optado por ofrecer comida a domicilio después de que les hubiesen ordenado cerrar los locales al público.





Esta noticia, a pesar de ser muy importante, no fue lo que llamó la atención de la gente… sino que fue otra cosa algo más ‘curiosa’ y, sobre todo, divertida: el nombre del periodista, Mino Moral.

Este periodista es muy conocido en Castilla y León, donde ha desarrollado prácticamente toda su carrera profesional. Tiene casi 30 años de periodismo a sus espaldas y, probablemente, se trate de uno de los reporteros más experimentados de nuestro país… pero claro, el nombre es el nombre. Y eso, en Internet, no se perdona.

Ahora que tenemos todos la moral bastante minada, que llegue Mino Moral, contrario a lo que podría parecer, no hace más que levantarnos los ánimos. Como no podía ser de otra forma, los usuarios de Twitter han hecho’ de las suyas. Aquí os dejamos algunas de las mejores reacciones:





A vosotros, ¿qué os ha parecido todo este asunto? ¿Qué pensáis de la forma que están llevando las redes todo esto? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: El Huffpost.