Arón Piper es uno de los actores del momento. El intérprete, nacido en Alemania hace casi 23 años, se ha convertido en todo un referente en nuestro país gracias a su paso por Élite, donde da vida a Ander Muñoz.




Con el reciente estreno de la tercera temporada, la revista ICON ha aprovechado para hacerle una entrevista en la que hemos podido conocerlo un poco más, y en la que el joven ha revelado algunos datos la mar de curiosos que, a continuación, pasaremos a explicaros (me ha quedado un poco soso todo esto, ¿no?).




Lo primero que dejaba claro Arón era lo cansada que se había vuelto su vida desde que había dado el salto a la fama. ¿La parte que más odia de todo su trabajo? el tener que promocionar sus proyectos antes del estreno.

Otra de las cosas que dejó claras a ICON es que, sobre todas las cosas, intenta no meterse en polémicas absurdas con el resto de la gente: «Yo no me puedo poner a hablar de qué qué en redes porque, ¿cómo discuto con 5,9 millones de personas que me siguen? Por muy enterado que yo esté, tendría que ser el más enterado del mundo. No quiero hablar de nada que pueda generar debate o conflicto», comentaba.

«Intento ser neutro a la hora de dar mi opinión. Prefiero mantener eso para mi vida privada», aseguraba. «Ahora, sí sucede una injusticia muy grande sí que diría algo».

Otro de los aspectos de su vida que han cambiado por completo, es todo lo referido a la privacidad: «He dejado de ir a sitios muy transitados, por Gran Vía, por Callao…pero también es verdad que vengo del carnaval de Tenerife. Me reconocían disfrazado y me he tenido que sacar 30.000 fotos», explicaba a la revista.


Y es que, hablando de Élite, una serie de niños ricos haciendo cosas de niños ricos en un colegio de niños ricos… pues tenía que salir el tema del dinero. ¿Cómo estaba encarando Arón esta nueva vida llena de lujos? ¿Cómo gestionaba una persona tan joven la gran cantidad de dinero que, de golpe, había empezado a ingresar?

«Las marcas, por ejemplo, es una locura lo que te pagan. Es algo que sigo alucinando y mi entorno también», reconocía Piper. «Lo que te da una campaña es lo que gana un trabajador normal en cinco años de trabajo», confesaba el actor.

Confesaba que, al principio, alucinaba cuando iba a eventos y le regalaban ropa: «Luego les decía a mis colegas: “toma esto, toma lo otro, me pagan tanto en la campaña, así que ya pago yo”.

Pero Arón es completamente consciente de que todo este dinero se lo ha ganado con su trabajo, por lo que es una ‘fortuna’ que viene avalada por su mérito: «Si tú le quitas valor, tu entorno le quita valor. Gracias a Dios, mis padres están muy encima de mí y siempre me aconsejan».

Arón también explica que siente una gran atracción por las ‘marcas pequeñas’. Reconoce que intenta buscar siempre su propio estilo, a pesar de que admite no ser un gran entendido en lo referido al mundo de la moda.





A vosotros, ¿Qué os ha parecido esta confesión del actor de Élite? ¿Pensáis que tienen un sueldo exagerado? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: El País.