El coronavirus nos ha dejado a todos encerrados en nuestras casas. España está en estado de alarma y, lo que tenemos por delante, son unas cuantas semanas de aislamiento y desconcierto; la paranoia por evitar el virus se ha apoderado de muchos lo que, al parecer, genera diarreas crónicas…. y es que, si no, no nos explicamos lo del papel higiénico.

La cosa es que tenemos que estar todos unidos (a un metro y medio de distancia) y respetar las medidas del Ministerio de Salud; es la única forma de que, en no demasiado tiempo, hayamos superado esta crisis con la menor cantidad posible de daños.

Pero la realidad es que el COVID-19 sigue expandiéndose por todo el mundo. Nuestra lucha conjunta será incansable, pero enfrentarse a un virus imprevisto es más complicado de lo que parece…. ¿o será que tampoco era tan imprevisto?

La cantidad de teorías conspiranoicas que se han desatado desde el origen de esta crisis son incalculables. Algunas de las más coloridas decían que el COVID-19 era el virus de la gripe con VIH inyectado por los EE.UU., entre otras cosas por el estilo. Y es que, en temas de imaginación, nadie nos gana.

Aunque lo cierto es que sí hay algunas coincidencias bastante llamativas y que, como anécdota, son impagables.

La única certeza que tenemos respecto al origen de la enfermedad es que el paciente cero surgió en la localidad china de Wuhan, entre los meses de noviembre y diciembre.

Las redes sociales, por su parte, nos han arrojado luz respecto a algunos visionarios que, de una forma u otra, podrían haber predicho todo este asunto del virus.



Como no podía ser de otra forma, la primera de las ‘predicciones’ nos llegó de la mano de ‘Los Simpson’ (todo un clásico). Homer, en un capítulo, recibía un paquete procedente de Asia y, al abrirlo, se liberaba un virus que se expandía por todo Springdfield.

Pero es que, ahora, no ha llegado un vídeo en el que Bill Gates, el padre de Microsoft, en el año 2015, daba una conferencia TED y, las cosas que decía, han puesto los pelos de punta a más de uno. Las redes sociales, evidentemente, se han vuelto locas.

Bill Gates, en esa conferencia, aseguraba que la humanidad no sería devastada por una nueva guerra mundial, sino por un virus descontrolado que, poco a poco, acabaría con toda la vida humana en la Tierra.

Según apuntaba el genio informático, el virus sería más letal que el ébola, y no podríamos actuar a tiempo para detenerlo: “La próxima vez no podemos tener la misma suerte (en referencia a la expansión del ébola que tuvo lugar en el año 2014). Podría ser un virus con el que los transmisores no se sientan mal y puedan viajar en avión o ir al mercado. La fuente podría ser una epidemia o puede venir del bioterrorismo”, explicaba el visionario inventor.

Aquí os dejamos el vídeo con la particular y escalofriante intervención:

A vosotros, ¿qué os han parecido estos pronósticos? ¿Qué pensáis de todo este asunto? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: AS.