Comprar por Internet es una práctica que, en el fondo, podría ser considerada ‘de riesgo’. Adquieres algo fiándote de la foto y de las especificaciones que te ponen en el portal web… y eso conlleva una serie de riesgos que, como veréis hoy, os pueden salir bastante caros.

Aquí os dejamos algunos de los peores desastres ocurridos al comprar algo por Internet:

1La importancia del tamaño

Por lo general, los productos de Internet suelen ser más pequeños de lo esperado… pero, en este caso, se han pasado bastante de rosca.

2Lo que decíamos antes…

Es fundamental entender que, cuando no podemos ver las cosas en directo, puede que el tamaño no sea el esperado.

3Poco tiene que ver con el original

Creo que a alguien lo han estafado muy mucho.

4Las Air Jordan ya no son lo que eran

Estas tienen un pequeño detalle añadido que, como podéis ver, resultan un poco incómodos… cosas del baloncesto.





5Adivinad cuál es la original

Lo cierto es que la copia no podía ser más descarada.

6Una lámpara de escritorio

Es importante leerse bien las especificaciones del producto antes de hacer el pedido… porque puedes encontrarte estas cosillas.

 

7Creo que de inteligente tiene poco

Puede que no sea la pantalla con más definición que hayamos visto en nuestra vida.





8Alguien tiene que estudiar geografía…

Puede que sea el crossover más ambicioso de la historia.

9Aquí solo hay dos opciones:

O se han equivocado al enviárselas, o tiene un problema de nacimiento en su pie derecho y tiene dos izquierdos.

10Algo más grande de lo esperado

Lo peor de todo es que, para hincharlo, se han tenido que dejar varios pulmones en el camino.

11Lo de las medidas va a estar un poco complicado…

¿Alguien me puede explicar de qué sirve tener una báscula sin medidas? A no ser que se vean en la oscuridad…



 

12El secreto de la ola

Por lo que podéis ver, el diseñador era una persona bastante aficionada al mundo de los perros.

A vosotros, ¿qué os han parecido estas imágenes? ¿Alguna vez os ha pasado algo parecido? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Difundir.