El coronavirus ya está en nuestro país. Lo que empezó, hace un par de meses, como un virus aislado en China, ha acabado por convertirse en una pandemia mundial. En nuestro país ya hay más de mil infectados y un centenar de muertos pero… ¿debemos ya perder los nervios, sembrar el caos y volvernos locos? La respuesta está más que clara: NO.

Debemos mantener la calma y, simplemente, seguir las instrucciones de las autoridades sanitarias: minimizar el contacto con el resto de personas, mantener una higiene constante y, si tenemos síntomas, quedarnos en casa y ponernos en contacto con las autoridades competentes.

Si hacemos todo esto correctamente, minimizaremos muchísimo los posibles daños de este virus que, como ya podéis imaginaros, nos acompañará durante unas semanas (por no decir unos meses).

China, hoy, ya ha conseguido estabilizar la que ha sido la mayor crisis sanitaria de su historia. Lo peor de todo este asunto ya ha pasado para el país asiático y, gracias a sus fuertes medidas de contención, han conseguido frenar el aumento de los contagios y, por lo tanto, de las muertes derivadas del virus. Pero no hay que bajar la guardia.

Una de las claves para poder desarrollar una vacuna es dar con el paciente cero; tener una muestra de cómo fue el virus en su origen (a cada contagio, el virus muta). Mientras se encamina esa búsqueda, China podría haber dado ya con el paciente 1: el primer contagiado de coronavirus en todo el mundo.

Se trataría de un hombre de 55 años natural de Hubei, quien se habría infectado del virus el pasado 17 de noviembre; hace nada más y nada menos que 4 meses, dos antes de que todo este asunto estallase por los aires.

Policía chino protegido con mascarilla vigila que en Pekín que todo el mundo cumpla las medidas impuestas por el gobierno

Esta información no se ha publicado todavía de forma oficial, pero sí ha sido filtrada a uno de los principales medios de comunicación del país, y estos han dado veracidad a la noticia, por lo que podría ser cuestión de horas hasta que se haga público.

El South China Morning Post fue el encargado de dar la exclusiva: los servicios sanitarios chinos habrían determinado que, al menos, 266 personas se habrían contagiado. El origen habría sido el hombre de 55 años que, poco a poco, habría infectado al resto. Los contagios, a partir de entonces, se habrían ido multiplicando.





El problema fue que, hasta finales de diciembre, las autoridades médicas no supieron que se enfrentaban a un nuevo virus. Esto fue lo que provocó su rápida expansión y, por lo tanto, la situación que estamos viviendo hoy.

Este es uno de los pasos más importantes que se han dado en la investigación de este nuevo virus. Encontrar al paciente cero es fundamental para el desarrollo de una futura vacuna y, así, evitar que, en la medida de lo posible, esto vuelva a repetirse en un futuro.

De momento, hay más de 130.000 contagiados en todo el mundo y casi 5.000 muertos. Si todos seguimos los consejos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y de las autoridades sanitarias de nuestro país, saldremos muy pronto de esta.

A vosotros, ¿qué os ha parecido esta noticia? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: La Vanguardia.

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE YO CONTROLO 🎥