En esta vida no todo es fácil. Hay días en los que todo sale a pedir de boca: nuestros jefes reconocen nuestro trabajo, nuestra familia nos valora y nos toca la Primitiva. Pero hay días en los que las cosas se tuercen bastante más.

La mala suerte; el azar menos favorable está a la orden de nuestros días. Nace y muere con nuestra existencia y, como consuelo, nosotros siempre aconsejamos lo mismo: pensar que hay personas que están peor (es horrible, pero suele funcionar).

Aquí os dejamos unos cuantos ejemplos de personas que, seguro, han tenido un peor día que vosotros, a ver si os conseguimos sacar algo parecido a una sonrisa:

1El anillo de su abuela

Lo llevaba cada día hasta que, una buena tarde, se dio cuenta de que había perdido uno de los diamantes.

2Una hora preparándose la comida

Se puso en la cama a ver una película con toda la tranquilidad… y la lio muchísimo.

3¿Crees que los gatos son adorables?

Eso es porque no eres consciente de que pueden hacerte cosas como estas.

4Por eso es mejor dejar que no se acumulen los platos





Porque pueden pasar cosas como esta…

5Creo que tendrán que aplazar el vuelo

Sé que solo es un toquecito… pero lo cierto es que, sin ser yo un experto, puede que eso afecte al vuelo.

6El peor Batman que vais a ver

De buena mañana, consiguió pillar al ladrón de bicicletas que estaba acechando su barrio desde hacía semanas… así quedó la foto cuando la vio.

7Los problemas de volar

La mayoría de personas temen que el avión se estrelle… pero hay cosas peores, como bien podéis ver en la imagen de más arriba. El de delante reclinó el asiento sin avisar… y bueno.





8Cuidado con las almohadas

Como podéis apreciar en el interior de esta lavadora, no todas están hechas para ser lavadas a máquina. Ahora toca limpiar.

9A ver cómo sales de esta

Tendrá que comprarse una espátula para sacar espátulas… si es que, en esta vida, todo es un gasto innecesario.

10La mesa que explota porque sí

Estaban sentados mirando una película cuando, de la nada, la mesa del café estalló en mil pedazos.

11Salieron de la nada

Fue a la peluquería a arreglarse el pelo y esto fue lo que encontró el peluquero: un manojo de canas que estaban escondidas en las profundidades de su cabellera. Lo más curioso es que solo tiene 17 años… cosas de la genética.



A vosotros, ¿Qué os han parecido estas imágenes? ¿Alguna que os haya sorprendido particularmente? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Difundir.