El coronavirus está siendo el rey de todas las conversaciones (esta es la segunda y última broma que hacemos en referencia a que el virus tenga una corona y sea rey… lo prometemos). No se habla de otra cosa y, poco a poco, el pánico se está apoderando de la población.

¿Esta esto justificado? La respuesta rápida es NO… la respuesta larga es que es una gripe desconocida y altamente contagiosa, pero cuyo índice de mortalidad es bastante bajo, y que es especialmente mortal solo en personas mayores o con sistemas inmunes debilitados (pacientes oncológicos, etc).

Y todo esto está generando historias de lo más interesantes; historias como las que os traemos hoy.

Nil Monró es un estudiante de publicidad de 22 años, y el segundo caso confirmado de coronavirus en Cataluña. Él, gran aficionado a las redes sociales, ha aprovechado ese espacio para compartir toda su experiencia como paciente del ‘virus de moda’.

Su primer mensaje, como no podía ser de otra forma, fue el de hacer una llamada a la tranquilidad.

Según cuenta, se contagió del virus después de pasar el fin de semana del pasado 22 de febrero en Milán, donde asistió a la Fashion Week de la ciudad italiana. «Durante el viaje, hubo un incremento significativo de coronavirus en la ciudad», ha asegurado desde su aislamiento.

Monró afirma que lo mejor que ha podido hacer es seguir las recomendaciones de los especialistas. También ha contado que «al volver a Barcelona me encontraba con síntomas parecidos a una gripe estacional y vine al hospital», al acudir al hospital y hacerse las pruebas, dio positivo al temido virus.





El joven no oculta su temor inicial: «al principio estaba muy asustado porque no sabía que iba a pasar. Después de recibir toda la información pertinente me quedé más tranquilo». Después de diagnóstico, Nil ha permanecido aislado a la espera de que el virus remita.

Y es desde ahí que se ha puesto manos a la obra para transmitir tranquilidad al resto de la población: «Me gustaría que como sociedad nos informemos solo de fuentes oficiales y que no cunda el pánico», ha escrito.

Las medidas de prevención que debemos tener, según nos ha hecho saber, son las que ya vienen repitiendo los expertos desde el principio: «lavarse bien las manos y no tocarse la cara con las manos sucias». Como no podía ser de otra forma, también aconseja alejarse de los focos más críticos en este momento: «hacer cuarentena voluntaria y evitar el contacto con otras personas».

También ha aprovechado para dar unos cuantos consejos respecto al pánico generado con el tema de las mascarillas: «Solo os vengo a pedir tranquilidad, que no os alarméis por el uso de mascarillas, que son muy necesarias en los hospitales, que tengáis buena higiene de manos y que evitéis espacios cerrados con mucha gente».

Sus mensajes son de tal valor, que hasta el Ministerio de Sanidad le ha agradecido la importante labor que está haciendo: «la información que compartes es este hilo, por tu mensaje tranquilizador y por recomendar fuentes oficiales para recabar información».





Aquí os dejamos el vídeo de su cuarto día de aislamiento:

En una entrevista concedida a La Vanguardia, el joven explicaba que llegó a Milán con anginas y que, probablemente, ‘el hecho de estar tocado permitió que la enfermedad le afectase más fácilmente’. También ha contado que, de momento y a falta de un tratamiento específico, está ‘tomando paracetamol y mucha agua’; todo un clásico.

Nil también ha hecho de altavoz para todos esos casos de racismo y xenofobia que se han dado estos días a raíz del coronavirus: «veo mucha desinformación por las redes, ataques xenófobos y racistas hacia personas asiáticas y gente que roba mascarillas».

A vosotros, ¿qué os ha parecido toda esta historia? ¿cómo estáis encarando todo este escabroso asunto? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: 20 minutos.