Ya sabéis que somos unos grandes aficionados al mundo del tatuaje. En más de una ocasión, os hemos traído recopilatorios extensos con obras hechas con tinta sobre piel que poco tienen que envidiar a los grandes pintores renacentistas. Tatuajes minimalistas e hiperrealistas; tatuajes hechos a todo color y en blanco y negro; tatuajes que brillan en la oscuridad. Los hay para todos los gustos.

Pero hay otro tema importante que también hemos tocado en muchas otras ocasiones: el de la obsesión por entintarse todo el cuerpo. Hay personas que empiezan tatuándose la muñeca y acaban ‘pintándose’ hasta los ojos… y, precisamente de esto último, venimos a hablaros hoy.



Ayer mismo saltaba la noticia: un tatuador polaco se enfrenta a 3 años de cárcel después de tatuar los ojos de una mujer y que esta, con el paso de los días, fuese perdiendo la visión hasta quedar parcialmente ciega.

Según se ha sabido gracias a los medios locales polacos, esta semana, la acusación ha entregado la denuncia contra el artista a la corte del país, por lo que es cuestión de tiempo que las autoridades pertinentes arbitren el asunto… el cual puede acabar muy mal para el tatuador.

Alexandra Sadowska es una modelo de 25 años que, en 2016, decidió cumplir el sueño de toda su vida: tatuarse la esclerótica de los ojos (la parte blanca, vamos), buscando oscurecerla (inspirada en la fantasía medieval).

El procedimiento, según la joven, se habría realizado en un estudio de Varsovia. Al acabar el tatuaje, perdió, en ese mismo momento, la visión del ojo derecho. Piotr A, el artista encargado del tatuaje, le aseguró que esto era un síntoma normal y que, con el paso de los días, recuperaría la vista… pero no fue así.




Él, por su parte, lo único que le aconsejó fue tomar analgésicos y ponerse compresas fría en el ojo para reducir la inflamación; nada de esto surtió efecto y, ahora, los médicos advierten que puede perder también la vista del ojo izquierdo, quedándose así totalmente ciega.




La investigación realizada llegó a una clara conclusión: la tinta que se utilizó para el ojo solo era adecuada para tatuar el cuerpo y que, en los ojos, puede ser peligrosa. «Es una evidencia clara que el tatuador no sabía cómo realizar un procedimiento tan delicado. Y aún así decidió hacerlo, lo que llevó a esta tragedia», aseveraron los abogados de la joven.

Ella ha declarado estar asustada por la posibilidad de perder por completo la visión: «El daño es demasiado profundo y amplio. Tengo miedo de quedarme completamente ciega», confesaba. También explicaba que los médicos son bastante pesimistas respecto a una posible recuperación: «el pronóstico no es nada optimista», se lamentaba.

Aquí os dejamos la entrevista a la joven:

El artista, por su parte, se ha declarado inocente, y afirma que esto es un riesgo inherente a este tipo de tatuajes, cosa que los clientes saben antes de someterse al procedimiento.



El juicio, que se celebrará pronto, en caso de salir favorable para la joven modelo, podría suponerle hasta tres años de prisión al tatuador.

A vosotros, ¿Qué os ha parecido todo este caso? ¿qué parte de negligencia y qué parte de irresponsabilidad pensáis que hay? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: RT.