En ciertas ocasiones, algunos energúmenos, por llamarles de algún modo, envían fotos inapropiadas (de contenido explícito) a otras personas sin su consentimiento. Aunque, una chica llamada Katy Montgomerie ha viralizado un nuevo método para que estas personas dejen de hacerlo e, incluso, que se asusten y no lo hagan nunca más. El método en concreto es bastante gracioso, ingenioso y creativo, eso hace que no se lo esperen.

Lo que quiere enseñar esta chica es que no se debe mandar este tipo de contenido así porque sí. Katy ha querido compartir unas capturas de una conversación que tuvo con un hombre por Facebook Messenger… y que no podrá olvidar en la vida.

El actor principal de esta conversación es de un hombre llamado Kenshiro Perry. Lo cierto es que, a continuación, veréis cómo darle una vuelta a la tortilla de forma magistral. Al principio de la captura se puede ver como el individuo le envía una foto a la chica de sus genitales y él le pregunta si le gusta.

La respuesta de la chica fue de lo más normal, para no levantar sospecha ninguna. Dar la impresión de normalidad, aunque la foto si que la ha podido ver. “Perdona. No puedo ver las fotos, ¿qué me has enviado? ¿Un meme?”. Respondió la chica, haciendo ver que no la ha podido ver por el siguiente motivo que descubriréis. “No exactamente!”, le contesta el hombre.

Todo lo que viene después de esto, es pura invención, para ahuyentar al hombre a toda costa y hacer que él mismo se arrepienta de hacer lo que ha hecho. Su estrategia estaba a punto de empezar. “¿Qué es? No puedo ver imágenes si son de desnudos. Tengo un bloqueador de ‘imágenes para adultos’ en mi teléfono que envía la información con los datos de la imagen inmediatamente a la Policía Local. Sé que suena estúpido pero nunca se puede ser demasiado cuidadoso con los tíos horribles que mandan fotos de sus penes por Internet sin habérselo pedido”. Atónito se quedó el hombre cuando leyó el mensaje e inmediatamente escribió: “¿Lo dices en serio?”.

“¡Totalmente! ¿Qué chica no lo tiene? Todas mis amigas también. ¿Por qué? ¿Qué me has enviado?”, siguió insistiendo la chica, incluso llegó a decirle que sus amigas también lo tenían, como reafirmando su postura, que era de lo más normal. “Te he enviado eso. He estado bebiendo demasiado”. La típica excusa, el último recurso que pudo utilizar el hombre para intentar no quedar mal y salvarse.



“Bueno, siento decir esto, pero esas imágenes estarán siendo analizadas ahora en mi Unidad Local de Crímenes Sexuales contra las Mujeres. Lo que probablemente significa que ya tienen fotos de tu cara también, por tu perfil. Yo que tú buscaría un abogado. ¿Has bebido demasiado? No sé si eso será muy convincente”, le explica la chica, haciéndole entender que va a tener algún que otro problema con la justicia por hacer lo que ha hecho.

Para finalizar, la chica intenta escribirle, pero le sale un mensaje de que ha sido bloqueada. Al final ha ocurrido lo contrario a lo esperable: en vez de bloquearle la chica al inicio, a través de está invención, fue él el que acabó bloqueándola a ella.

¿Alguna vez os ha ocurrido algo parecido? No deberías verlo como algo normal, pero una manera de hacer podría ser como ha hecho la chica.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: As