Nuestra primera cita con alguien especial siempre la solemos recordar y se nos queda grabada en la mente hasta el fin de nuestros días. Es por eso que hoy queremos recordar los 10 momentos más graciosos antes y durante nuestra primera cita que todos hemos tenido en algún momento.

1Pensamos en conjuntos que nos podrían quedar bien y al final siempre acabamos con lo mismo

Pese a que tenemos muy buenas intenciones por cambiar y llevar algo colorido y nuevo, acabamos con el mismo conjunto de siempre y de negro. ¿Para qué arriesgarse?

2Puntualidad

Tras imaginarnos cómo irá la cita o las infinidades de futuros con nuestro próximo amor, se nos hace la hora y sin darnos cuenta, llegamos unos minutos tarde.

3Demasiado puntual

También es malo ser tan puntual, ya que si tu cita se retrasa más de lo debido, aunque sean solo unos minutos, puede llevarnos a pensar que nos hemos quedado sin cita o cosas por el estilo.

4De foto a vida real

Actualmente, las citas gracias a apps para conocer a tu pareja ideal se utilizan cada día más y eso hace que tengamos una perspectiva mejor de la que podamos encontrar en la vida real. Hay que ir con cuidado y así no nos llevaremos más de un susto.

5Mal momento para coincidencias



Hay veces que no tenemos ganas de encontrarnos a nuestros conocidos y menos cuando estamos con una nueva cita, ya que podría convertirse en un momento incómodo y nada agradable.

6Sin tema de conversación

Todo va bien hasta que existe ese silencio incómodo y no sabes cómo pasar el trago.

7A la hora de pagar…

Tras acabar la cita, llega la hora de pagar y no sabes qué esperar de tu cita: pagárselo tú, que te lo pague o cada uno lo suyo.

8Nuestras rarezas

Nuestra cita se piensa que somos normales hasta que nos empieza a conocer y se da cuenta de que no somos tan comunes como el resto, y es que, todos somos especiales a nuestra forma.

9Fastidiarla en cualquier momento

La cita iba transcurriendo muy bien cuando de repente llega tu torpeza para dar un gran giro a tu cita.

10El momento más difícil: la despedida

Resultado de imagen de despedirse con un beso

Cuando llega este momento, no sabemos cómo despedirnos. ¿Dos besos, el primer beso, lanzarse, no lanzarse? Uno de los mayores problemas al acabar nuestra cita.

Siempre hemos tenido una vez para todo y en este caso siempre solemos meter la pata de una forma u otra, pero es que, si no lo hiciésemos ¿cómo lo recordaríamos?

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Genial.