No es ningún secreto que todo el mundo, alguna vez, ha pensado en hacerse algún retoque o ya tiene alguno hecho. El quirófano está más de moda que nunca y, si echamos un vistazo por las redes sociales, podremos comprobarlo. El abaratamiento de las intervenciones y el avance de la tecnología ha permitido que esta práctica se ‘democratice’. Ahora es totalmente todo lo contrario, se ha convertido en obsesión pura y dura, y se ha convertido en algo más que estético.




Tenemos a muchos ejemplos de personas que han pasado por el Doctor Bisturí. Hoy nos centraremos en James Holt, un joven que se ha hecho un ‘pequeño’ retoque de labios. Pequeño porque realmente no debería tener ninguna complicación, pero en este caso, puede ser que finalmente le acaben explotando de tanto volumen que se ha puesto.




James no estaba contento con sus labios; le parecían pequeños, muy finitos y eso es exactamente lo contrario a lo que él quería. Entonces, decidió aumentar su volumen a lo grande. El cambio en los labios, como veréis, fue solo el primero de los muchos que llevaría a cabo a partir de ese momento.

Cuando cumplió los 16 años, cumplió su sueño. Su idea principal, pronto, se convirtió en una obsesión por querer rellenarse en exceso los labios a más no poder. A consecuencia de ello, no ha parado de operarse y ‘mejorar su apariencia’. Cada tres meses sigue aumentando el volumen de sus labios, aunque no sabemos si ya es por costumbre o por estética.

Incluso, ha llegado al límite al gastarse alrededor de 18.500 dolares en toda esta serie de procesos. Hasta tal extremo ha llegado James, que los médicos ya le han dado varios toques de atención al ver que esto puede afectarle a la salud… abusar de cualquier cosa es malo, y James estaba estirando mucho el chicle.

Al parecer, las advertencias de los profesionales no han servido de mucho y, a pesar de sufrir algunos contratiempos con las operaciones, ahora es cuando se siente perfectamente y ha reconocido que está alcanzando su felicidad máxima al verse como él quiere.


Uno de esos contratiempos que sufrió fue en una operación labial, cuando el relleno que le injertaron fue rechazado por su sistema inmunitario y le hundió la parte central de la boca.

Aquí os dejamos un vídeo de su estado actual:

 

Con todos estos problemas que le han ido surgiendo operación tras operación, el chico sigue queriéndose operar aún más y no descarta, ni mucho menos, seguir aumentando sus labios a pesar de todas las contraindicaciones medicas que ha recibido.

¿Conocéis a alguien que se haya operado hasta tal extremo? Dejádnoslo en los comentarios.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Rolloid