.

El paso de los años a Ana de Armas le ha sentado muy bien, tanto en lo personal como en su carrera profesional. Todo empezó con el estreno de El Internado, en Antena 3, donde una prematura niña, que hizo el papel de Carolina, se puso en el punto de mira gracias a la serie que se puso de moda en un abrir y cerrar de ojos. Muchos de los actores del elenco de la serie de Antena 3 también catapultaron sus carreras, pero no tanto como la hispano-cubana. Un ejemplo de ello son Blanca Suárez y Martiño Rivas… pero de esto ya hace más de una década, (13 años, para ser más exactos).

Quizás muchos pensaron que la avaricia rompe el saco, ya que, en 2009, abandonó la serie de forma voluntaria. La actriz tenía entre ceja y ceja hacer cine y quiso poner fin a su vinculación con la serie de moda. Para poder hacer un final a su personaje que concordase con su marcha, tuvieron que ‘matarla’, finalizando así su paso por El Internado. 

El abandono de la serie le supuso varios papeles de películas españolas como Mentiras y Gordas y Por un puñado de besos. El papel que protagonizaba en esas películas no le llegó a gusta, ya que solo hacía de la típica chica sexy. Tomó una decisión drástica en su carrera como actriz, mudarse a EE.UU hace 6 años, en 2014.

Aunque, al mudarse a Estados Unidos, la cosa no fue como ella lo tenía previsto. Tuvo que aprender perfectamente el idioma para que le pudieran dar un papel en condiciones; las condiciones que ella deseaba y no por las que se fue de España en su momento. Las primeras oportunidades para Ana empezaron a llegar: Knock Knock y Manos de piedra, en 2016.

Después de estas dos oportunidades, al año siguiente, en 2017, obtuvo el papel que le convirtió en lo que ahora es: una actriz destacada y consolidada. Su papel en Blade Runner 2049 tuvo una crítica excelente, y pudimos verla junto a actores como Harrison Ford y Ryan Gosling.



Actualmente, Ana de Armas es una gran promesa y ha sido nominada como Mejor actriz en los Globos de Oro por Puñales por la espalda. Ahora, Hollywood está a sus pies y se espera grandes cosas de ella. Como no podía ser de otra forma, el papel que ella siempre ha querido es el de protagonista: una historia centrada únicamente en su figura.

Ahora, la hispano-cubana ha salido en la portada de la que es una de las revistas más reputadas del mundo: Vanity Fair. El medio de moda ha confiado en ella para hacer la que, a día de hoy, es una de sus mejores portadas.

Los últimos en salir en esta portada, han sido actores y actrices de la talla de Nicole Kidman, Joaquin Phoenix o Kristen Stewart. Ana ha callado muchas bocas tras varias críticas por dejar la serie que la vio crecer. Hizo una apuesta a largo plazo y la acabó ganando. En Vanity Fair se centra en cómo decidió cruzar el atlántico y lo que le costó labrarse un futuro en el mundo cinematográfico.

Recordemos que, pronto, podremos verla en la nueva película de James Bond… casi nada, vamos.

¿Creéis que es lo suficientemente buena para estar dónde está? Según expertos sí, aunque vosotros siempre tenéis la razón…

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Huffington Post