Hay temas que, como sociedad, estamos superando (al menos, desde un punto de vista intelectual). Estamos en una lucha constante por conseguir una sociedad más equitativa, ya no solo entre nosotros, los humanos, sino también entre todas las especies del planeta.

El maltrato animal es inconcebible y, a pesar de que cada vez somos más conscientes de ello, todavía queda mucho por hacer… y ahora lo veremos.

Hoy os traemos una de esas noticias que hacen que se nos pongan los pelos de punta. Javi C., antiguo concursante del programa de Telecinco, Mujeres y Hombres y Viceversa (MyHyV), ha sido condenado por dejar morir de hambre a su perro. El condenado se enfrenta a 9 meses de prisión, dos años y medio de prohibición de tener animales domésticos y, además, se tendrá que someter a un curso de reeducación y concienciación.

La Audiencia de Valencia ha ratificado la sentencia, dejándolo en libertad siempre y cuando acate el curso de reeducación obligatorio. De otra forma, habría ingresado en prisión ya que Javi C. contaba con antecedentes penales por violencia de género.

Esta condena que, finalmente, le ha caído, es bastante inferior a la que pedía la fiscalía, quien demandaba 18 meses de cárcel para el joven por un delito de maltrato animal doméstico.

Solo se ha ‘salvado’ por el hecho de haber reconocido los hechos, cosa que le ha supuesto una rebaja hasta los ya mencionados 9 meses de prisión. El condenado, además, tendrá que pagar todas las costas del proceso judicial.

Javi C.  exconcursante del famoso programa de telerrealidad, tenía un bulldog americano llamado ‘Mack’, de tres años de edad y sin el chip identificador reglamentario. Hasta aquí, nada especialmente grave…



Ejemplo de Bulldog Americano

Pero entonces, el verano del año 2016, el condenado se fue de vacaciones a Ibiza.

Según su testimonio, dejó al animal a cargo de un amigo, pero lo cierto es que Mack pasó dos meses completamente abandonado, provocando así que el pobre perro acabase en unas condiciones de salud límites.

Al volver de su viaje de ocio, llevó al perro a un centro de protección de animales en Paterna (Valencia). El animal estaba en unas condiciones deplorables y, para ocultar su rastro, dio una identidad falsa.

El animal estaba completamente desnutrido, sufría una infección renal y Leishmaniosis, por lo que su recuperación era casi imposible. El centro, teniendo en cuenta ese pronóstico, decidió sacrificarlo para que dejase de sufrir.

Cuando Javi C. entregó el animal al centro, afirmó que se lo había encontrado por la calle en ese estado… pero, una investigación posterior, reveló que su historia era falsa, iniciándose así el procedimiento legal que nos ha llevado hasta la condena del día de hoy.

A vosotros, ¿qué os ha parecido toda esta historia? ¿Creéis que es una condena justa? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: El País.