Los tatuajes están muy de moda. Si salimos a la calle, lo más probable es que, de camino a comprar el pan, nos crucemos con tres o cuatro estudios de tatuaje diferentes (en los cuales, probablemente, también puedas cortarte el pelo y comprar Funko Pops). Entintarse la piel es tendencia y hoy, en honor al noble arte del tatuaje, queremos echar un vistazo al pasado. ¿Alguna vez os habéis preguntado cómo se ve un tatuaje después de estar más de sesenta años en el cuerpo de alguien? Hoy lo descubriréis:

1Había convertido su cuerpo en un lienzo

Con el paso de los años, a pesar de que se han borrado un poco, siguen presentes y, probablemente, lo estarán para siempre.

2Los tatuajes no son una cosa de ahora

Es un arte que tiene miles de años y, a mediados del siglo pasado, no se cortaban un pelo a la hora de entintarse el cuerpo.

3Lo que la ropa oculta

En muchas ocasiones, las cosas más comunes ocultan cosas maravillosas.

4La piel, con los años, expulsa la tinta

Como podéis ver, los años ya han ido borrando lo que el hombre había hecho en su juventud… una buena metáfora de la vida.

5Por siempre y para siempre




Por dentro, ella sigue siendo la misma joven, detenida en sus 18 años.

6Se los hicieron cuando eran unos adolescentes

Se juraron amor eterno y, años después, ahí siguen… esto sí es una verdadera historia de amor.

7El colorido en su cuerpo y la rudeza en su cara

La vejez tiene algo verdaderamente hermoso.

8Lo único que no se tatuó fue la cara…

Y lo cierto es que no ha envejecido nada mal. Esta es una foto dedicada a todas las personas que temen hacerse tatuajes por si, cuando envejezcan, lucen ridículas… ¡ni hablarlo!




9Nada de lo que arrepentirse

Ni perder un milímetro de estilo… tenemos mucho de lo que aprender.

A vosotros, ¿qué os han parecido estas imágenes? ¿Cuál es la que más os ha impactado? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Rolloid.