Adquirir un producto es algo a lo que estamos más que acostumbrados. Pagar dinero por un bien o servicio es algo que tenemos más que integrado en nuestra sociedad… pero es que claro: las compras por Internet han dado un vuelco de 180º a todo esto, y lo cierto es que todavía lo estamos asimilando.

¿Qué pasa si no sabes comprar por la red? ¿Qué pasa si compras un producto que, de entrada, no puedes probar con tus propias manos hasta que, previo pago, te llega a casa? Pues que pueden pasarte cosas como las que le pasaron a los protagonistas de nuestras historias de hoy:

1Mascarillas de superheroinas

Creoq ue las personas que las fabricaron necesitan unas buenas clases de anatomía.

2Hay que peinar al oso

Parece la máscara del oso, pero después de haberse pegado un buen viaje de alcohol y drogas… como mínimo, recuerda a un oso que, visto lo visto, ya es mucho pedir.

3Casi, casi

A su favor, lo único que puedo decir es que, el color del vestido que le llegó, es bastante más bonito… pero poco más.

4Un problema de medidas

Compró una tienda de campaña y, por lo que podéis ver, se le estropeó la excursión.





5Si es que nada se parece

¿Os acordáis de la batamanta? Pues eso…

6Tanto brillo…

Igual es que llega en otro paquete… a saber.

7Como que le faltan flores…

En este caso, lo que yo creo que ha pasado es que, directamente, le han mandado otro vestido… si no, no me lo explico.

8A esta sirena le pasa algo





Creo que, por quitarme esa cola del demonio, prefiero perder la voz para siempre.

9Ya decía yo que ese juego de ollas era muy barato…

Como mucho, te da para una merienda… y creo que me estoy arriesgando.

10Misifú ya puede ir al colegio

Solo espero que no se coma los deberes antes de llegar a clase…

11Errores de esos que duelen

Ya puede estar pudiendo cita en la clínica de borrado láser… y es que ¿a quién se le ocurre?

12Demasiado bueno para ser verdad



Otra prueba más que flagrante de que, digan lo que digan, el tamaño sí importa.

13Creo que alguien la ha estafado

Espero que todavía tenga el plazo de devoluciones vigente… porque esto sí que es dar ‘un paso en falso’ (yo ya no sé ni lo que digo).

A vosotros, ¿qué os han parecido estas imágenes? ¿Cuál es la timada más grande que os han pegado a la hora de comprar algo? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Difundir.