Hay muchas empresas que se dedican a repartir productos que has comprado previamente a través de Internet por tiendas en línea de todo el mundo. Que lleguen correctamente a la dirección indicada es otra cosa. Estos paquetes pasan por diferentes procesos: hay que empaquetarlos, transportarlos… Al ser grandes cadenas de transporte, algunos procesos no llegan a ser suficientemente supervisados.

Por este motivo, algunos pueden llegar en mal estado o algunos entregados de una forma un tanto extraña si no estamos en casa. Tan extraña que hoy veremos dónde suelen dejar esos paquetes cuando no estamos en casa.

1‘Look Up’

No hay mejor lugar que ponerlo debajo del porche de tu casa para que no te lo cojan. La cosa es: ¿Qué debió hacer el chico o chica para poder ponerlo ahí arriba?

2Jugando al escondite

Esto es lo que pasa cuando tienes jardín y no estás en casa. El arbusto siempre es una buena opción para dejar tu paquete en buenas ramas.

3Tetris real

No sabemos si en este paquete habrá un cristal a medida como el que vemos en la imagen, pero el paquete está perfectamente diseñado para ello.

4La nueva función de tu porche

Si es que está claro que el porche está diseñado para este tipo de envíos, a no ser que sea del mismo repartidor. Lo bueno es que está escondido para que nadie lo encuentre y lo coja.





5No doblar, por favor

Muy listo quién haya doblado el libro al transportarlo. Genial encontrarte el libro en perfecto estado.

6Frágil

La vajilla está perfectamente rota. No se salva ni uno. ¿Cómo pueden transportarlo así de mal? Suponemos que al menos les devolverán el dinero.

7Buzones ergonómicos

Por fin, alguien con sentido común… ¡Ah, no! Que no cabe… ¿Y qué hacer cuando no cabe? Pues nada, dejarlo ahí, medio abierto. ¿Por qué no? Estos buzones están perfectamente construidos para paquetes redondos, no cuadrados.

8A medida





Hay gente que suele dejar las llaves debajo de la alfombrilla. Otra gente, como algún repartidor, se dedica a dejar los paquetes ‘pequeños’ como si fuesen llaves. Ni se ve, tranquilos, no os preocupéis.

9Aquí no entra ni dios

Delante de la puerta, apoyado en el pomo, aún es pasable. Pero claro, cuando lo dejas en esta posición, como en la fotografía, igual no es tan pasable. Pasar por la puerta seguro que no, porque ni la podrás abrir.

10‘Behind the bush’

El ‘behind the bush’ se volverá tendencia en estos países. Se está volviendo habitual encontrar tu paquete en los arbustos. Parece ser que es bastante seguro o al menos eso parece. Para nosotros nos parece curioso cuanto menos.

11La perfección no existe

Aquí hay una mezcla de maña y fuerza. El paquete entró perfectamente, pero claro… ¿ahora cómo piensas sacarlo? Supongo que el repartidor pensó que el trabajo ya estaba hecho. El que tiene trabajo es el cliente que tendrá que llamar, como mínimo, a los bomberos para sacar el paquete del buzón.

12Talla 44



Al llamar a su repartidor, él le dijo que no lo habían pisoteado ni pateado. No sé por qué, pero dudamos de ello. A no ser, que lo haya hecho el propio dueño del paquete. Preferimos pensar lo primero.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: La guía del varón