Alberto Chicote es uno de los cocineros, en el panorama nacional, más querido por el público y los espectadores. Ahora, regresa en escena con un programa que nada tiene que ver con los fogones y la gastronomía. Auténticos, el programa que reinventa a Chicote como presentador.

El chef madrileño deja de lado su pasión por la gastronomía y ahora se centrará en cumplir un sueño que tenía en el ámbito personal: trabajar con personas con capacidades especiales e intentar ayudarles a cumplir alguno de sus sueños, deseos y aspiraciones. La idea principal nada tiene que ver con sartenes y ollas a presión. En esta ocasión hay un cambio de registro considerable de Chicote. El programa de la cadena privada la Sexta, ya tiene varios programas y ya ha empezado a saber qué es trabajar con estas personas.

De la mano del presentador, podrán hacer realidad un sueño que alguna vez tuvieron en mente, por ejemplo: alguna ciudad que nunca pudieron visitar, desempeñar algún trabajo que para ellos era imposible de acceder o reencontrarse con sus seres queridos. El cocinero, más que un simple presentador, será mas que un gran apoyo, un amigo para ellos en esta nueva experiencia.

En el programa anterior, Chicote acompaña a Andrea, la protagonista, a examinarse para obtener su cinturón negro de kárate en el polideportivo. Asombrado, Chicote le comenta a la chica que hay mucha gente y se empiezan a ver los pequeños gestos de nerviosismo antes de la prueba. Tantos eran los nervios a florar de piel, que le hacieron saltar las lagrimas, aunque su profesor Juan Carlos Manriquel y su otra entrenadora, que también les acompaña a esta hazaña, la intentan tranquilizar. »Confiamos en ti y lo vas a hacer genial» asegura su entrenadora.

NO OS PERDÁIS LA REACCIÓN DE CHICOTE EN EL SIGUIENTE VÍDEO: 




El entrenador y Chicote comentan la prueba con cierta incertidumbre. No saben si realmente le darán el cinturón. Al acabar la prueba, los jueces empiezan a deliberar la decisión final. Empiezan a repartir los resultados y Andrea finalmente es APTA!




Antes de todo esto, Chicote le propone ir a la Real Federación Española de Kárate sin saber cuál es el objetivo real de Chicote. Para sorpresa de Andrea, se encuentra con una ídolo suya: Sandra Sánchez, tres veces campeona del mundo.

Ya siendo cinturón negro, Chicote quiso darle una última sorpresa: una clase magistral con el maestro Ishimi, Miyagi.

Chicote no pudo parar de estar emocionado durante su actuación y las sorpresas que les tenía preparada para Andrea, siempre predispuesta y con ganas de hacerlo. La joven karateca, recién cinturón negro, ha dado una lección de vida a Chicote que se ha mostrado con mucha entrega e ilusión, como si se tratase de su propia hija.



Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: La Sexta